.

.

jueves, 24 de octubre de 2013

EL TESORO



Un día, el rabino Aizik de Cracovia, que vivía en extrema pobreza, soñó que debía hacer un viaje a Praga porque debajo del puente que conducía al palacio encontraría un tesoro. Como el sueño se repitió varias veces, Aizik partió hacia Praga.
Cuando llegó a la ciudad se dirigió al puente, pero al encontrarlo no se atrevió a excavar en el lugar previsto porque había muchos centinelas vigilándolo día y noche. Indeciso, se quedó rondando durante varias jornadas, hasta que un día el capitán de los guardias se le acercó para indagar qué quería. El rabino le conto su sueño y el capitán se echó a reír, pues le parecía una tontería hacer caso de un sueño.
Para demostrarlo, le refirió a su vez el que él había tenido; en la casa de un rabino de Cracovia llamado Aizik se oculta un tesoro debajo de la estufa. Aizik le dio la razón y se despidió de él rápidamente. En cuanto llegó a su casa, se puso a excavar debajo de la estufa y justo allí encontró el tesoro.
La sabiduría popular transmite a menudo, en forma de sencillos cuentos, verdades que son difíciles de explicar incluso utilizando un lenguaje filosófico elaborado. El tema de un preciado tesoro que alguien va a buscar muy lejos, y que tras penurias y frustraciones, lo encuentra por fin en su propia casa, es frecuente en varias fuentes literarias. Lo que nos quiere decir es que a veces buscamos fuera, lo que tenemos dentro, pero en todos los aspectos de la vida.

7 comentarios:

  1. Que gran verdad. Que ciegos estamos a veces, buscando fuera lo que tenemos dentro. Si nos molestásemos en excavar un poco, descubriríamos los tesoros que tenemos, sin agotarnos tanto en su búsqueda. Muy bonito Ana. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. No aprecias tu tesoro hasta que lo pierdes. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Hola Ana.
    Moralejas en cuentos y relatos que dicen tanto y no lo llegamos a comprender del todo, todo lo que necesitamos lo traemos en alma cuando aquí llegamos, por alguna razón, al llegar buscamos fuera y por eso nunca encontramos lo que el corazón desea.
    Publiqué el lunes pero no se actualizó.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Bonitas enseñanzas se esconden en esas leyendas, y ahora al leerte recapacitamos, mañana volveremos a olvidarlo. O pasado. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
  5. Es una verdad grande como un templo. la gente debería conformarse con las cosas sencillas de la vida. Aunque corren tiempos díficiles.
    Un beso. Me ha encantado la metáfora.

    ResponderEliminar
  6. Hola Ana, este cuento me recuerda allibro de Paulo Cohelo El Alquimista. Que se fue a buscar el tesoro lejos de donde tuvo el sueño, y estaba justo debajo de donde soñó con el tesoro.

    Una gran verdad con su moraleja.

    Muchas gracias por compartirlo.

    Un beso

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA