.

.

lunes, 21 de octubre de 2013

TODOS LLEVAMOS UN REY




El pueblo del reino de Sadik rodeó el palacio del rey lanzando gritos de rebelión. El rey descendió por las escaleras y les dijo: “Amigos míos, que ya no sois mis súbditos, aquí os cedo mi corona y mi cetro. Quiero ser uno de vosotros. Sólo soy un hombre, pero como hombre quiero trabajar junto a vosotros con el fin de mejorar nuestra suerte. No hay necesidad de un rey. Decidme tan sólo a qué campo o viña debo ir. Todos vosotros sois ahora reyes”.
La gente se quedó muda de asombro. Todos se marcharon entonces y el rey fue con un hombre a su campo.
Pero al reino de Sadik las cosas no le iban mejor sin rey, y la niebla del descontento cubría aún el país. La gente gritaba en los mercados diciendo que quería ser gobernada. Y los ancianos y los jóvenes decían a una “Queremos a nuestro rey”.
Fueron a buscarlo y lo encontraron trabajando duro en el campo. Le retornaron cetro y corona diciéndole: “Gobiérnanos con fuerza y justicia”.
Y él dijo: “Os gobernaré, en efecto, con fuerza y que los dioses del cielo y de la tierra me ayuden para que pueda hacerlo con justicia”.
Y acudieron unos hombres y mujeres que le hablaron de un barón que los maltrataba y para el que no eran más que unos siervos. Inmediatamente el rey hizo que le trajeran al noble y la dijo: “La vida de un hombre pesa tanto en la balanza de Dios como la de otro. Como no sabes pesar las vidas de quienes trabajan para ti, quedas desterrado”.
Y así todos los días, durante una luna entera, algún opresor fue exiliado del país.
El pueblo estaba maravillado. Un día rodearon la torre y le aclamaron como a su rey. Y él dijo: “Yo no, yo no. Vosotros mismos sois el rey. Cuando me considerabais débil y mal gobernante, vosotros mismos erais débiles y desordenados. Y ahora el país va bien porque eso está en vuestra voluntad. No soy nada más que una idea en vuestra mente, y sólo existo en vuestras acciones. No existe ninguna persona que sea gobernante. Sólo existen los gobernados para gobernarse a sí mismos”.
Ancianos y jóvenes se fueron cada cual por su camino y estaban contentos. Y todos se imaginaron a sí mismos con una corona en una mano y un cetro en la otra.
                                                         KHALIL GIBRÁN

4 comentarios:

  1. Me ha encantado Ana. Es muy fácil, echar la culpa a otros, cuando las cosas no nos van tan bien como quisiéramos. Debemos reconocer, que el quedarnos anclados, esperando que alguien nos lo solucione, no es el mejor camino a seguir, ya que lo nuestro solo se puede arreglar poniéndonos la corona y ejerciendo de ser nuestro propio rey. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Este es solo un ejemplo de cómo una idea que entra en la mente, en el subconsciente, va a permanecer ahí hasta que otra idea la reemplace.
    Bonita historia, Ana.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Luzdemar y Londonnek por vuestros comentarios tan razonados y generosos. Besos

    ResponderEliminar
  4. Nosotros mismos somos nuestro patrón y nuestro guía, Muy bueno. Un abrazo

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA