.

.

martes, 29 de octubre de 2013

HELEN KELLER



Helen Keller nació en Tuscumbia, una pequeña ciudad rural de Alabama, Estados Unidos. Su sordoceguera fue causada por una fiebre en febrero de 1882 cuando tenía tan solo 19 meses de edad. Los doctores en su tiempo la llamaron "fiebre del cerebro", mientras que los médicos de hoy piensan que pudo haber sido escarlatina o meningitis. Su incapacidad para comunicarse en tan temprana etapa de desarrollo fue muy traumática para ella y su familia, debido a esto, estuvo prácticamente incontrolable por un tiempo.
Pero su familia y ella misma no se resignaron con ese destino, y lo fueron superando a fuerza de voluntad y constancia, y gracias también a tutores y amigos que la ayudaron,
entre ellos, Anne Sullivan.
A pesar de sus discapacidades, muchos años después daría discursos acerca de su vida, e incluso escribiría libros sobre sus experiencias personales. Todo esto fue posible gracias a la gran ayuda e influencia de su institutriz Anne Sullivan, quien le enseñó a leer y comunicarse con los demás, junto con llevar una vida disciplinada.
Para que aprendiera a escribir, Sullivan le consiguió a su discípula un tablero especialmente diseñado, acanalado de modo que un lápiz podía formar letras.
Para enseñarle a hablar, Sullivan ponía la mano de Helen en su garganta para que pudiera sentir las vibraciones creadas al comunicarse.
Anne Sullivan fue su profesora personal, y amiga de toda la vida. Anne le ayudó primero a controlar su mal genio, y después le enseñó a leer, en primer lugar con el alfabeto manual táctil y más adelante, con el sistema Braille, a escribir de forma normal y a través de las máquinas de escribir en Braille.
Helen fue a la escuela de Cambridge para señoritas desde 1896 y en el otoño de 1900 entró en la Universidad de Radcliffe, siendo la primera persona sordociega que podía alcanzar el reto de presentarse y transitar en una Universidad.
La vida en Radcliffe era muy difícil para Helen y Anne, y la cantidad enorme de trabajo condujo al deterioro de la visión de Anne
Durante su tiempo en la universidad Helen comenzó a escribir sobre su vida. Escribía la historia en Braille y en una máquina de escribir normal. Fue en este tiempo que Helen y Anne resolvieron con Juan Albert Macy que él debía ayudar a corregir el primer libro de Helen ("La historia de mi vida"), que fue publicado en 1903 y aunque al principio no fuese exitoso en ventas, se convirtió más adelante en una obra clásica.
El 28 de junio de 1904 Helen se graduó "Con Honores" de la Universidad de Radcliffe, siendo la primera persona sordociega en obtener un título universitario. Ese mismo año en la exposición de San Luis hablaba por primera vez en público.
Helen y Anne iniciaron en los años siguientes una gira de charlas y conferencias sobre sus experiencias. Helen contaba su vida y su discurso era interpretado frase a frase por Anne Sullivan, lo que siempre generaba sesiones de preguntas y respuestas acerca de sus historias.
A causa de sus viajes, Helen y Anne buscaron una nueva forma de vivir a través de sus conferencias y la venta de sus obras literarias.
En 1918 la demanda de sus obras había disminuido, pero ellas seguían viajando con más interés, mostrando las historias increíbles de Helen, como la primera vez que entendió el significado de la palabra "agua". Ese año Helen, Anne y John (Esposo de Anne), se trasladaron a Forest Hills en Nueva York. Helen usaba su nueva casa como la sede para obtención de fondos de la Fundación Americana para Ciegos.
No solo recaudaba dinero, también hacía campañas para mejorar la calidad de vida y las condiciones de las personas ciegas, quienes eran rechazados y erróneamente educados en asilos. Su insistencia fue uno de los factores importantes para que las condiciones de éstos cambiaran.
En octubre de 1961 Helen sufrió el primero de una serie de accidentes cerebro vascular, y su vida pública fue disminuyendo. En los últimos años de su vida se dedicaría entonces a cuidar su casa en Arcan Ridge.
En 1964, Helen fue galardonada con la Medalla Presidencial de la Libertad, el más alto premio para personas civiles otorgada por el presidente Lyndon Johnson. Un año más tarde fue elegida como La mujer del “Salón de la Fama” en la Feria Mundial de Nueva York.
Poco antes de su muerte en 1968, a la edad de 87 años, Helen Keller le dijo a un amigo: "En estos oscuros y silenciosos años, Dios ha estado utilizando mi vida para un propósito que no conozco, pero un día lo entenderé y entonces estaré satisfecha."
El 1 de junio de 1968, en Arcan Ridge, Helen Keller muere mientras dormía. Su cuerpo fue cremado en Bridgeport, Connecticut, y su funeral se realizó en la Catedral Nacional de Washington DC. La urna más tarde sería llevada a un lugar cerca de donde descansaban los restos de Anne Sullivan.

9 comentarios:

  1. Gracias Ana.
    Por esta extensa y tan completa información a cerca de esta ejemplar vida de unas almas, que nunca se cansaron de luchar por mejorar las circuntancias de vida para los demás.
    Bella historia de generosidad y entrega.
    Preciosa la música de los dioses, y es cierto que el comer demasiado no te mantienes más sano.
    Un abrazo
    Ambar

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti Ámbar por pasarte por este espacio y dejar tú comentario, que son muy importantes, aunque no os conteste no penséis que no lo agradezco, lo que pasa es que el tiempo a veces es muy justo y cuando quiero llegar es un poco tarde. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Todo un ejemplo de superación a base de sacrificio y trabajo. ¡Admirable!

    ResponderEliminar
  4. Interesante biografía la esta mujer. No sin olvidar, el magnifico trabajo que hizo su tutora con ella, que igual sin su ayuda y perseverancia no hubiera llegado a nada. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Una magnífica entrada, interesante biografía, de una gran mujer. Que viene a demostrarnos, en estos difíciles tiempos que nos toca vivir, que la constancia, y la voluntad y el afán de superación son pilares fundamentales para nuestro crecimiento personal. Un cariñoso abrazo.

    P.D. Ana, gracias por tus palabras en mi blog, como bien dices hay muchas persona “susceptibles” a eso tema, pero poner un poco de información creo que es apropiado para los tiempo que estamos viviendo. Para mi este tema es uno de mis platos fuertes.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Vi la pelicula hace años y la lloré, Me ha encantado leer ahora la historia, Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Precioso Ana. Es la aventura humana que se revela en toda su desnudez. Es sentirse, por un lado, inmerso en el torrente de la vida, consciente de la propia y genuina individualidad, para desembocar en ese océano que es el "ser con el otro" para culminar con el "ser para otro" Es el afán de superación y de vencerse a sí mismo.
    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Ana,
    interesante esta biografia que ha trascendido fronteras por el alto grado de superacion ante tanta adversidad. Pensar que yo ante cualquier cosita me quejo sin parar... por favor cuanto tengo que aprender! si estas historias parecen de fantasia, pero no! son una admirable y maravillosa realidad.
    Gracias por compartir, un beso.

    ResponderEliminar
  9. Ejemplo de superación y es que si se quiere se puede.
    Gracias por hacérmela conocer.
    Un beso

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA