.

.

miércoles, 23 de octubre de 2013

BIODANZA



Hace cuarenta y cinco años, en el hospital psiquiátrico de la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile, un psicólogo y antropólogo comprobó cómo determinados ritmos musicales influían y mejoraban el estado de los pacientes allí integrados. Así surgió la Biodanza, de la mano de Ronaldo Toro.
En España desde hace unos dieciocho años se puede asistir a clase de Biodanza impartidas por profesores, también llamados facilitadores, acreditados por el IBF. (International Biocéntric Foundation)
Una sesión dura dos horas y cada clase es distinta a la anterior.
La técnica trata de estimular la capacidad innata que tenemos para saber vivir, se potencia la conexión con el cuerpo y con las emociones.
El profesor dirige todo el proceso; por una parte, propone juegos y vivencias y por otra observa y regula la forma en que cada uno se mueve, para que no sea demasiado brusca o contenida. Los ejercicios fomentan entre los alumnos la interacción a través del tacto y la mirada, así como el equilibrio. Las clases suelen terminar con un círculo formado por todos los alumnos.
El objetivo es ir desprendiéndose de corazas y crear un clima íntimo en la clase.
La Biodanza trabaja sobre cinco líneas de convivencia o funciones fundamentales que contribuyen al desarrollo armónico: la creatividad, la afectividad, la sexualidad, la vitalidad y la trascendencia.
Toda persona las necesita para una integración física, emocional y social. Cuando alguna falla, la Biodanza intenta equilibrarla.
Los diferentes beneficios de esta técnica hacen que sea aconsejable para todo tipo de perfiles, aunque sobre todo para personas deprimidas, con angustia, fobias y miedos o sin ganas de vivir.
La Biodanza disminuye el abismo entre lo que sentimos y lo que conseguimos expresar.

7 comentarios:

  1. Me alegro que hayas escrito sobre esta linda manera de trabajo. La música, el movimiento, el contacto,... auténticos regalos.
    Mil gracias

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante.Tiene que ser un método muy bueno, ya que simplemente al escuchar una melodía, nuestras emociones afloran y nuestro cuerpo se expresa de una formo diferente según nuestros sentimientos. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. La música siempre sana el espíritu y la danza lo eleva. Es muy hermoso lo que dices. Me alegra saberlo.

    ResponderEliminar
  4. el arte en general cura el alma!! bella e interesante entrada, beso

    ResponderEliminar
  5. La música es sedativa, el arte, todo es curativo, y tu entrada llega y hace pensar en esos beneficios que nos cuentas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Hola Ana, la música es sanadora para el espíritu, como está comprobado.

    muy inteligente por parte de su creador, aYudando de ese modo a los enfermos, que en ese momento son felices.

    Me ha gustado saber el origen de la biodanza, pues había escuchado hablar de ella,pero no sabía de donde era su procedencia.

    Besos

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA