.

.

lunes, 4 de marzo de 2013

EL CORAZÓN



Si el cuerpo fuera el sistema solar, el corazón sería el sol, el órgano que da la vida y alrededor del cual giran los demás.
Es sabido que determinadas emociones pueden acelerar el corazón o incluso hacer como si diera un vuelco.
A través del corazón las emociones pueden condicionar la salud del organismo entero.
Se sabe que el ritmo cardiaco guarda relación con la vida emocional y con el estado general del organismo y que además es posible regularlo para potenciar el bienestar. El corazón podría estar por encima del cerebro en la regulación de la vida emocional.
El ritmo cardiaco sigue un patrón propio y directamente condicionado por las emociones, además puede influir en el sistema inmunitario. Así, en el corazón puede encontrarse la explicación de por qué las personas enamoradas apenas caen enfermas y por qué las defensas bajan con la depresión.
Ciertos patrones rítmicos del corazón se corresponden con determinados estados emocionales. La compasión, el amor y el aprecio producen ritmos coherentes, mientras que el miedo, la frustración o la rabia se relacionan con ritmos incoherentes.
Cuando el corazón se sincroniza con el cerebro y el resto de ritmos corporales, se produce la coherencia psicofisiológica , necesaria para mantener una salud óptima. A nivel mental, esa armonía se aprecia en una reducción  del diálogo interno y del estrés, a la vez que se incrementa la intuición y el rendimiento intelectual.
Cada vez que se dirige la atención a una emoción positiva, el ritmo cardiaco cambia y el organismo entero se beneficia.

3 comentarios:

  1. Hola Ana. Siempre se ha dicho que el corazón, solo es un músculo y el cerebro, el órgano mas importante de las emociones. En un documental que vi, se ha descubierto en el corazón, un grupo de neuronas conectadas con las cerebrales, de ahí su conexión para funcionar de una manera u otra según nuestras emociones.Fue muy interesante.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente, parece ser que el corazón no es solo el motor de nuetro organismo, también emite señales electomagnéticas y produce hormonas que inciden directamente en el cerebro y afecta a nuestras emociones y nuestra forma de pensar.
    Un articulo muy interesante Ana, gracias por compartir.

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA