.

.

jueves, 14 de marzo de 2013

EL CAMINO



A mí me gusta mucho identificar a  la vida, como un camino y es que la vida es eso, un camino, una ruta a seguir, un caminar constante.
Lo primero que tenemos que hacer, es amar nuestro camino, sin este principio, no va a tener nada sentido, ni vamos a tener ilusión cada día para empezar a caminar.
Al principio del camino hay una encrucijada. Allí puedes pararte a pensar en la dirección que vas a tomar. Pero no te quedes demasiado tiempo, o nunca saldrás de ese lugar. Podemos  preguntarnos ¿cuál de estos caminos tiene un corazón? Reflexiona lo necesario sobre las opciones que tienes delante, pero una vez que des el primer paso, olvídate definitivamente de la encrucijada. Si prestaste oídos a tu corazón antes de ponerte en movimiento, escogiste sin duda el buen camino.
Hay que hacer de nuestro camino un espejo de nosotros mismos, no tenemos que dejarnos influir por como los demás cuidan y llevan sus caminos.
Los caminos se cruzan y podemos escuchar los consejos que otros  nos dan, pero nos incumbe a nosotros tomar nuestras propias decisiones.  Somos los únicos responsables del camino que elegimos.
La naturaleza sigue sus propias reglas,  por lo tanto, tenemos que estar preparados  para los súbitos cambios del otoño, para el hielo resbaladizo del invierno, para las tentaciones de las flores en primavera, y para la sed y el calor del verano. En cada estación, hay que aprovechar lo mejor que nos ofrezca.
Hay que honrar nuestro camino, en la misma medida en que nosotros respetemos el suelo que pisamos, este mismo suelo nos respetará a nosotros. Haz siempre lo más adecuado para conservar y mantener tu camino, y él hará lo mismo por ti.
Nuestro camino, unas veces es muy largo y otras se hace corto, pero es una bendición recorrerlo durante el tiempo que nos sea permitido. Un día terminará y por eso debemos estar siempre listos para despedirnos en cualquier punto. Por mucho que nos deslumbren determinados paisajes, o nos asusten ciertos trechos donde hay que esforzarse especialmente para seguir, no nos aferremos a nada. Ni a los momentos de euforia, ni a los que todo parece difícil. Más tarde o más temprano, nuestra jornada habrá llegado a su término. Hay que estar satisfechos y felices de nuestro caminar por el sendero de la vida.

5 comentarios:

  1. Buen texto Ana, creo que es importante tener presente que a menudo encontramos nuestro destino por los caminos que tomamos para evitarlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Cuando tenemos enfilada la vida hacia un camino, es muy difícil por muy mal que nos vengan las cosas, buscar otro. Pero cuando nos atrevemos, debemos tener en cuenta que ha sido decisión nuestra y por lo tanto debemos recorrerlo con mucha ilusión y renovadas energías. Porque como dice un refrán: No hay camino llano, que no tenga algún barranco. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Da igual por donde tomemos el atajo, lo que tenemos que encontrarnos, nos lo encontramos. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Es verdad Ana,porque todos los caminos van a Roma. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta.
    A mí sencillamente escuchar la palabra "Camino" se me eleva la vibración.
    Ya no es sólo por mis maravillosas experiencias, el aprendizaje y la conciencia que vivo haciendo el Camino de Santiago... Es q comparto como tu, q la vida es un camino que cada uno de nosotros recorre y va haciendo sus propias elecciones, y si no te gusta un camino, siempre sale otro a la derecha, a la izquierda o puedes dar media vuelta hasta que encuentres un cruce de camino para tomar otra elección.
    Pero sí q es importante respetar nuestras elecciones y no juzgarnos, sencillamente si no nos hacen felices, cambiar. Respetarnos es respetar ese camino que transitamos dándole gracias a la tierra a nuestros pies y al cielo en nuestra coronilla.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA