.

.

jueves, 28 de marzo de 2013

LLEGAR A LA ILUMUNACIÓN



Debido a nuestra meditación podemos experimentar un momento de completa pureza y ligereza.
Podemos experimentar un estado de pureza libre de ego en el que somos meros espectadores de los objetos y de los eventos de nuestro entorno, sin ser afectados de ninguna manera por ellos. Los datos sensoriales no nos alcanzan. Permanecemos sin afectarnos por los eventos que nos rodean como una piedra apoyada en el agua. Siempre que alcanzamos ese  estado deberíamos esforzarnos en seguir vigilantes, alertas y conscientes de la experiencia.
Podemos oír un trueno que nadie más puede oír, incluso podemos jurar que está  haciendo temblar la casa entera. O el sonido que solo nosotros oímos puede ser como el zumbido de una abeja o la nota de una trompeta lejana. Estas experiencias auditorias son muy poco frecuentes para una persona normal, pero para aquellas personas que practican meditación, son bastantes ordinarias.
Siempre que tengamos una experiencia nueva, como una visión,  es mejor  comentarla con alguien de confianza y que sea asiduo a la meditación, porque si se hace con personas que no saben nada de meditación, quizás puedan sacar conclusiones erróneas provenientes de la ignorancia.
Si esto ocurre, no nos debemos apegar a estas experiencias, hay que dejarlas pasar, como agua que corre por el arroyo.
Más allá de la práctica de la meditación, esta la actitud. Un principiante debe aprender a cultivar la serenidad de conocer que es importante y que no lo es, de aceptar y perdonar.
Debe estar vigilante para no permitir reafirmase en su ego.
Siempre que alcanzamos el estado de perfecto conocimiento de no-ego, nos damos cuenta que es imposible describirlo.
El problema final con el que el practicante se enfrenta, es el de penetrar realmente en el Vacío sobre el que tanto gusta teorizar a los principiantes. Debe lograr la "no-mente". En vez de proceder en una única dirección, tiene que expandirse en todas las direcciones.
Cuando esto pasa, has descubierto lo que significa estar sin ego, pero ahora debes vivir los resultados de ese descubrimiento. Tus acciones no pueden ser premeditadas y artificiales.
De este modo, alcanzar la iluminación es la difícil tarea de cuantos empezamos en la meditación. No es tarea fácil.

3 comentarios:

  1. Hola Ana! Muy interesante lo que expones acerca de la meditación. Ojalá todos los seres humanos nos interesáramos en aprender a practicarla. Son muchos beneficios lo que ello trae consigo. Te deseo un feliz fin de semana!! Gracias por pasar por mi blog =)

    ResponderEliminar
  2. ...traigo
    ecos
    de
    la
    tarde
    callada
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION
    ANA

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...




    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE DJANGO, MASTER AND COMMANDER, LEYENDAS DE PASIÓN, BAILANDO CON LOBOS, THE ARTIST, TITANIC…

    José
    Ramón...


    ResponderEliminar
  3. Gracias por pasar por este blog.Cuando pueda paso yo por los tuyos.Saludos

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA