.

.

lunes, 18 de marzo de 2013

EL BUDA DE LA RISA

Pu Tai reía y reía como si ése fuera el secreto que la tormenta quería revelarle.
La risa no tardó en hacerlo entrar en calor.
No venía de ninguna parte y no tenía pensado dirigirse a ningún sitio en particular.
El mundo entero era su familia.
No tenía nada más deberes que caminar y, a partir de ahora, sonreír y reír a carcajadas.
El Buda sonriente o de la risa, conocido como Pu Tai en China y como Hotei en Japón, fue un monje vagabundo que vivió a mediados del siglo X y de quien se cuenta que alcanzó la iluminación debajo de un puente un día de tormenta y lluvia, tras oír retumbar un trueno.
Conocido también como el vagabundo del saco de tela, Pu Tai recorría las aldeas y los pueblos de China recordando las virtudes de la risa y el buen humor a todos los que se encontraba.

3 comentarios:

  1. Pues si, yo voy a ver si tomo más ejemplo y me río más (que no es igual que sonreir).
    Buena semana

    ResponderEliminar
  2. Hola Ana. Vamos a ver, tras el susto del trueno, no le quedo otra, sino reírse a carcajadas, que es la mejor elección que pudo tomar, la otra menos buena ante una situación así es, la de llorar.Hay que imitar a este Buda, porque la risa nos proporciona mejores consecuencias que el llanto. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante, hay que reírse mucho más.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA