.

.

jueves, 16 de mayo de 2013

ALQUIMIA



Los cuatro elementos han sido reconocidos desde hace muchos siglos, inclusive antes de Sócrates, y son: tierra, agua, fuego y aire, como los estados de la materia de todo lo existente. Han dado origen a la alquimia, tanto física como espiritual.

Los cuatro elementos han sido los promotores de la química, medicina, física y por supuesto la alquimia y la magia.
La búsqueda de la piedra filosofal para poder lograr la transmutación de los metales en oro, llevó al estudio del fuego caliente seco, la tierra fría y seca, el agua fría y húmeda, el aire caliente y húmedo, que son las propiedades de todos los metales.
Esta misma búsqueda llevada al Ser interior transmuta el plomo del primer centro de energía o chakra hacia el oro del séptimo chakra que simboliza el oro.

La alquimia mucho más que buscar la transmutación de los metales físicos en oro, busca la transformación del hombre hacia estados de conciencia superiores.
La piedra filosofal, al igual que el elixir de la juventud, han sido los tesoros más buscados en toda la historia de la humanidad.
Transmutación de los cuatro elementos hacia la vida eterna.

Los métodos antiguos no eran los más efectivos para lograr tanto la piedra filosofal como la juventud, pero sembraron las bases y luego se han ramificado hacia la medicina, genética y física cuántica para los nuevos logros cercanos a lo que los antiguos tuvieron como objetivo.
Poco a poco, se va logrando lo que los alquimistas buscaron, tanto en el plano material como espiritual evolutivo y a ello se debe sumar las cinco energías taoístas que han dado lugar a otro tipo de medicina, ciencia y magia en Asia.

Las cinco energías son el fuego que con sus cenizas produce tierra, la tierra que alberga los minerales, los minerales que alimentan al agua, el agua que alimenta y da vida a la madera, la madera que alimenta al fuego, creando el ciclo productivo del universo. Cinco energías: Fuego, tierra, metal, agua, madera.
Si se unen ambos conceptos, la humanidad habrá descubierto lo más trascendental de toda la existencia, que permitirá el dominio y la comprensión de la vida.

8 comentarios:

  1. Un circulo, que nunca funciona si uno de los cinco componentes falta, gracias Ana, es realmente interesante.
    Se ha oído mucho del componente de cuatro, pero de la madera, solo lo he había encontrado en la cultura china.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  2. Siempre rodeada de misterio y magia la función del alquimista. Por eso hay cantidad de trabajos literarios y películas en torno a este tema. Un beso.

    ResponderEliminar


  3. La vida no es solo respirar y alimentarse es algo más, como compartir sentimientos que genera la amistad como lo estamos haciendo en este momento.
    En el que yo te felicito por la ternura que hay en cada una de las palabras expuestas en tus textos, sean poéticos, de vivencias o cualquier otro contenido con tan excelsa exquisitez, para deleite del pensamiento.

    Feliz y agradable fin de semana, para ti y familia!!

    Un abrazo
    y un te aprecio
    más allá del tiempo y la distancia.

    Atte.
    María Del Carmen


    ResponderEliminar
  4. Hermoso y muy interesante lo que cuentas, gracias por compartirlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante tu publicación Ana. Te deseo un bonito fin de semana!

    ResponderEliminar
  6. Intento entender lo de la alquimia pero creo que soy demasiad torpe.
    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Gracias chicas, por vuestros comentarios, este fin de semana es que no he podido atenderos como os merecéis, pero recibir todas un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno ana, gracias por compartirlo
    un fraternal abrazo
    saludos

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.