.

.

jueves, 9 de marzo de 2017

GUNHILD SWANSON

La Western States es sin dudas una de las más clásicas y duras ultramaratones del mundo. Sus 100 millas o 160 kilómetros desafían el temple, el coraje y la fuerza de cualquier corredor, que debe completar el circuito con un tope de 30 horas. En su última edición, el pasado fin de semana, vivió lo que sea tal vez, el momento más emotivo e inspirador de su historia. Gunhild Swanson, una mujer de 70 años, no solo llegó a la meta, sino que lo hizo a modo de hazaña, cuando quedaban solo 6 segundos para cerrar la clasificación oficial de la carrera.

Se llama Gunhild Swanson, tiene 70 años y su fuerza de voluntad ha conmovido al mundo. Tras más de un día a la carrera, la estadounidense entró a meta a falta de seis segundos para que su tiempo fuera válido y oficial. Un esfuerzo épico por el que se ha ganado los elogios de medio mundo que ya la tiene como un ejemplo de superación. Pero este hito no es el único de una madre de cuatro hijos que ha corrido más de 260 maratones en su carrera. “No importa la distancia, me encantan las aventuras” dijo.
 Con este logro, además, se convierte en la mujer más longeva en terminar la competencia en todo su historial, al llegar en 29 horas 59 minutos y 54 segundos, en uno de los finales más dramáticos y emotivos jamás vistos en los 42 años que tiene la carrera.
La primera confirmación de que estaba cerca de su hazaña personal, fue cuando estaba llegando al último puesto de control, a poco más de 2 kilómetros de la llegada y los voluntarios fueron avisados de que quedaban 16 minutos para cerrar la carrera en la pista de la Placer High School (en Auburn, California) que es el lugar donde concluye la prueba.
Gunhild y su equipo de apoyo, que incluyó a amigos, a su hijo y su nieto, subieron desde la cuesta hasta el puesto de hidratación, donde los voluntarios les avisaban a gritos que se mantuvieran corriendo. A lo largo de ese último empujón, Rob Krar -el ganador absoluto de la carrera que afirmó su victoria casi 15 horas antes, se unió a Swanson y corrió la última milla con ella, vestido con chanclas.
Mientras que 16 minutos pueden sonar como suficientes para cubrir 2 kilómetros, por lo general toma más tiempo que eso a la mayoría de los que llegan en el pelotón del medio y hacia atrás, teniendo en cuenta que tienen ya 158 kilómetros en sus piernas. De hecho, la campeona en mujeres, Magdalena Boulet corrió el mismo tramo en casi 16 minutos terminando la carrera en 19:05:21 (10 horas menos que Gunhild).
Swanson sin embargo, sólo caminó unos metros. Y cuando entró a la pista de atletismo para el último tramo, lugar en el que por lo general todos se relajan y entran ya festejando, sus acompañantes le pidieron que corriera más rápido porque se agotaba el tiempo. Todos los espectadores estallaron en gritos de aliento y cuando Swanson cruzó la línea, se agachó, se tomó de la cabeza y con una enorme sonrisa se limitó a decir: “Esto fue increíble”. En ese mismo momento los cientos de espectadores largaron los aplausos y gritos contenidos, como así también muchas lágrimas de emoción, aún sin conocer de antemano a la mujer que acababa de lograr un final increíble.

4 comentarios:

  1. Me emocionan estas hazañas, y tambien el comportamiento del vencedor. Una historia real para mantener la fe en la naturaleza humana. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. MUY CONMOVEDOR...! GRACIAS POR ESTE ARTICULO TAN EMOTIVO.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  3. Hola Ana.. Que fortaleza de animo y espíritu.. Abrazos..

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA