.

.

lunes, 22 de abril de 2013

UN MONJE Y UN ÁNGEL



Un monje meditaba en el desierto, cuando de pronto un mendigo se le aproximó.
-¿Tienes algo para darme?, necesito comer.
El monje que estaba en sintonía casi perfecta con el mundo espiritual, nada respondió.
-Necesito comer- insistió el mendigo.
-Ve a la ciudad a pedir ayuda a cualquier otro. ¿No ves que me molestas? Estoy  intentando comunicarme con los ángeles.
-Dios se puso por debajo del hombre, le lavo los pies, dio su vida por él y nadie lo reconoció. Respondió el mendigo.
-Aquel que afirma que ama a Dios y se olvida de su hermano, está mintiendo. Y el mendigo se transformo en un ángel.
-Continua intentándolo, has estado a punto de conseguirlo pero has perdido la oportunidad. Dicho lo cual el ángel desapareció.

Hay que meditar, rezar, buscar la espiritualidad, pero sin cerrar los ojos a la realidad del día a día. Compartiendo, ayudando con amor, con compasión y solidaridad, veremos y nos comunicaremos antes con los ángeles.

7 comentarios:

  1. Es muy fácil aislarte de todo para conseguir la espiritualidad, lo veo incluso como un acto de egoísmo. Lo difícil es conseguirla, sorteando de la mejor manera posible los obstáculos que nos encontremos a lo largo de nuestra vida. Quien cierra los ojos a la realidad,desde luego creo, que no está en este mundo. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Cierto es, que es muy difícil en este mundo de prisas y contratiempos llegar a alcanzar la iluminación, pero si intentamos ser cada día un poquito mejores personas, entonces ya estamos en el camino correcto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. De hecho esa actitud de fijarse en lo que se hace, de vivir el presente y mirar alrededor de nosotros, de escuchar a los demás, no se opone, a la de la “otra” vida que tanto se ha fomentado en todas las religiones.
    Un abrazo Ana.

    ResponderEliminar
  4. Así es, a veces no vemos los ángeles que nos salen al encuentro.
    Muchos cariños.

    ResponderEliminar
  5. Una verdad indiscutible y una lección…hay miles de ángeles en la tierra pidiendo ayuda y les damos la espalda. Hay que hacer el bien sin mirar a quien.
    Preciosa entrada Ana, gracias por compartirla.
    Abrazos y buen martes.

    ResponderEliminar
  6. Es emocionante; el mendigo es el angel. necesitamos prestar mas atencion a los milagros que los angeles dejan en nuestro camino.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hay muchos ángeles alrededor nuestro que pasan desapercibidos, tenemos que estar muy atentos para reconocerlos. Un abrazo

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA