.

.

jueves, 18 de abril de 2013

LA ENFERMEDAD



Toda enfermedad, en su sentido más amplio, está manifestando una desarmonía con nuestra alma.
El cuerpo y la mente son el instrumento por donde el alma se manifiesta y  si ésta sufre  el ego se resiste a aceptarlo, nuestro cuerpo o nuestra mente enfermarán.
El cuerpo material nos habla porque muchas veces…
El resfriado  gotea cuando el cuerpo no llora. El dolor de garganta  sella cuando no es posible comunicar las aflicciones. El estómago arde cuando las rabias no consiguen salir. El cuerpo engorda cuando la insatisfacción aprieta. El dolor de cabeza deprime cuando las dudas aumentan. El corazón afloja cuando el sentido de la vida parece terminar. La alergia aparece cuando el perfeccionismo reside inaguantable. Las uñas quiebran cuando las defensas están amenazadas. El pecho comprime cuando el orgullo esclaviza. La presión sube cuando el miedo aprisiona. Las neurosis  paralizan cuando el niño interior tiraniza. La fiebre calienta cuando las defensas explotan las fronteras de la inmunidad. Las rodillas duelen cuando el orgullo no se doblega.
La Enfermedad no es mala, ¡Te avisa que te estás equivocando de camino! El camino a la felicidad muchas veces no es directo.
Nuestro cuerpo es muy sabio y nos habla constantemente pero no sabemos escucharlo.
Se dice, la enfermedad entra de golpe, pero para salir va muy despacio. Yo personalmente no creo que sea así, lo que pasa es que las primeras veces que nuestro cuerpo habla, ni siquiera lo escuchamos, las segundas, oímos una vocecita lejana pero pasa desapercibida, las terceras ya escuchamos la voz y parece que le vamos a hacer caso, pero luego ya parece que esa voz se ha callado… así sucesivamente hasta que ya lo oímos gritar desesperado y entonces queremos que en un instante todo se normalice y claro el proceso lleva su tiempo.
La medicina tradicional acostumbra a calmar los síntomas de la enfermedad el dolor, angustia, fiebre, tos, etc. con medicamentos, más que buscar las razones por las que se originó esa desarmonía manifestada en el cuerpo. Calmando el dolor la persona olvida lo que su alma reclama.
Una enfermedad es una oportunidad para detenernos, hacer un alto en nuestra vida y tomar un descanso que nos  lleve a reflexionar sobre nosotros mismos y nuestra forma de tomar y llevar la vida.

8 comentarios:

  1. Muy interesante y bonita entrada Ana. De hecho la mayoría de las personas que han sufrido una enfermedad, suelen dar un giro importante a su vida. De todas maneras, está en cada uno de nosotros el tiempo que pasa hasta oír nuestra voz interior y así poder emprender el camino hacia nuestra recuperación. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Nos han educado con tantos prejuicios... que las enfermedades del alma, aunque no lo parezca, es una de las más comúnes ya que la sociedad nos obliga a comportarnos de un determinado modo y no nos deja ser, por eso tenemos ahí apretujada al alma dentro del cuerpo y al espíritu dentro del corazón, pero silenciados…
    Interesantisimo post Ana.

    ResponderEliminar
  3. Dear Ana:) Such an interesting post with a nice way to look at the body and why it isn't working the way it should be. You are so right. If there is something wrong with our body, we must see what we can do about it! Health is so important! I just found out it myself. Big hugs:)xxx

    ResponderEliminar
  4. Ana gracias por asomarte a mi ventana...me gusta ver caras nuevas...y he pasado a visitarte...
    me gustan tus escritos...
    siempre buscando el lado bueno de las cosas, sin olvidar lo malo...
    supongo que el practicar yoga ayuda a estar en armonía...
    un saludo y feliz semana

    ResponderEliminar
  5. hola Ana,
    cuánta razón tienes en tus palabras! Hace agnos que fui operada de la rodilla izquierda. Siempre tengo dolores en la rodilla. Ahora me dan muchos calambres en la pierna izquierda, tan fuertes que me dejan paralizada porque no p uedo mover el pie, o no puedo caminar p orque no puedo afincar el pie izquierdo...
    Siempre me digo, voy al médico, pero no le hago después caso, porque el dolor se va... Eso es una senal muy importante....

    Y lo mismo ocurre con el corazón. Debemos escuchar y hacer atención a las senales que nos da el cuerpo y el alma.

    Muy lindo post.

    un fuerte abrazo^^

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Rebecca saber escuchar, tanto al cuerpo como a las personas es muy importante, pero nuestro cuerpo nos da avisos de que algo no va bien, por eso debemos oir las primeras vocecitas e intentar poner remedio antes que se agrabe la situación. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a Luzdemar, Londonnek, Renate, Julia y Rebecca por vuestros comentarios, que sepáis que siempre los espero, un inmenso abrazo para todos

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA