.

.

miércoles, 29 de enero de 2014

PASEANDO



En una tarde de invierno frio pero hermoso, pasear por las calles y jardines, hace desaparecer la sensación de ser un individuo separado. Da la sensación que el mundo tiene una frescura nueva e inesperada, aparece como el resplandor natural de la conciencia infinita, la libre expresión de su alegría, el éxtasis del amor incondicional.

El amor es la canción de la libertad de conciencia, la fragancia de la vida, su sonrisa divina lo abarca todo y es todo.

El despertar es el reconocimiento de que nuestra verdadera naturaleza de lo que todavía está aquí y está aquí, dormir, comer, reír…. La verdadera naturaleza de uno mismo, la vida y la realidad son una misma esencia,  para alcanzar la conciencia, está nuestro corazón, verdadero tesoro de amor, el silencio, la alegría y la libertad.


Sentir y experimentar la verdadera alegría, una alegría sin causa, requiere un dejar ir de tu interés consciente o inconsciente por los pensamientos.
Paseando, puedes entrar en ese estado de meditación, donde una alegría infinita llena todo tu ser, donde eres consciente de la belleza de cada instante, donde sientes expandirse tu corazón lleno de amor por todo lo que te rodea, sientes una felicidad infinita.

9 comentarios:

  1. Me gusta mucho tu propuesta de pasear. La tranquilidad que tenemos paseando, nos lleva a descubrir la belleza que tenemos en nuestro entorno, al impregnarnos de ella, afloran emociones muy positivas para nosotros. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Sentirse parte del todo ayuda a quitarle importancia a los problemas. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. dat ziet er wel heel mooi goed onderhouden uit.

    ResponderEliminar
  4. Salir a pasear el alma y corazón es despertar ese sentir que tan bellamente expresas Anita....es dejar fluir nuestro interior en libertad y lo demás llegará sólo..
    Muy Hermoso texto y foto preciosa y muy bien logrado centro de interés ad hoc al texto
    Fuerte abrazo
    Cristina

    ResponderEliminar
  5. Creo que tienes razón, pasear por sitios bonitos y grandes nos ayudan a vernos como somos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Siempre que vengo a leerte Ana, no puedo dejar de decirte "estoy totalmente de acuerdo" inclusive en los días de verano, en esas tardes fresquitas a la orilla del mar, o en un amplio jardín.... que bonito :* besos

    ResponderEliminar
  7. Una lectura que te transporta, en mis paseos encuentro ese momento especial del día por y para mí.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Muy bonito, felicidades! Tienes mucha razón, pasear es exquisito, sobre todo cuando el otoño empieza a pintar las calles y los arboles desnudan sus ramas, cerrar los ojos por un instante y oler la fragancia de la naturaleza nos regala una sonrisa hermosa, y todo parece diferente cuando abrimos nuestros ojos, los problemas se minimizan y nos llenamos de una sensación curativa.

    ResponderEliminar
  9. Para distendernos y dejarnos fluir..
    Besos

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA