.

.

lunes, 20 de enero de 2014

LA MÚSICA RECORRE EL ESPACIO INTERIOR



Desde los orígenes de la humanidad, la música ha sido usada para relajar y curar el cuerpo, celebrar fiestas, inducir el sueño de los bebés, centrar los rituales religiosos y también los estados de meditación y contemplación, activando una gama dinámica de emociones.
La música es un vehículo óptimo para recorrer el espacio interior y descubrir nuestra gran capacidad para sentir.
Sonido y música constituyen un elemento base de nuestro ser. Con las nuevas tecnologías empezamos a ver realmente hasta qué nivel dependemos de ello.
El sonido es también un sistema de comunicación para el cuerpo, activando reacciones corporales y emociones comprobables a nivel fisiológico. A través del uso consciente del sonido y la música se abre una puerta para acceder a un mayor contacto con las emociones o descubrir y trabajar conflictos profundos.
En las últimas décadas los científicos están descubriendo que el sonido regula algunos procesos fisiológicos.
Cuando los neurotransmisores se unen a los receptores ubicados en la parte exterior de las células regulan la digestión, la producción de hormonas y las reacciones del sistema endocrino, también estimulan el crecimiento y activan las emociones.
Existen básicamente tres tipos de sonidos que podemos oír:
Puros, los diapasones ayudan a relajar y soltar la tensión. Resuenan en el núcleo de las células.
No-Lineales, los instrumentos de percusión activan o deshacen la tensión. Resuenan en la pelvis y en las piernas.
Lineales, el sonido de los instrumentos clásicos contribuye a crear armonía, equilibrio y coherencia en el cuerpo. Resuenan en todo el organismo pero su acción se ejerce a distintas profundidades dependiendo del instrumento.
Los de mental inciden por común del  núcleo al centro del cuerpo. Los de cuerda resuenan entre el plano medio y la superficie del cuerpo.
El piano y otros instrumentos de teclado trabajan en la superficie del cuerpo.

7 comentarios:

  1. Es un verdadero placer escuchar música y sentir como despiertan nuestras emociones. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Es muy interesante, bueno como todo lo que nos cuentas, pero esta vez me parece importante saberlo. Me he quedado sorprendida de lo poco que sé. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Y yo que pensaba que sabía algo de música!!

    ResponderEliminar
  4. Luego de leer tu post me queda muy claro cuando dicen que la música amansa a las fieras, la música tiene más fuerza sobre nosotros de lo que pensamos.... :* besos Ana.

    ResponderEliminar


  5. Compartir la vida nos hace más felices,
    compartir la alegría incrementa nuestra felicidad,
    compartir nuestras lagrimas libera nuestros sentimientos de un gran peso,
    compartir nuestros sueños nos brinda más posibilidades de alcanzarlos,
    compartir con los demás nos abre un mundo de posibilidades incalculables...
    Como incalculables son los aventajados latidos de las emociones,
    que diligentes parten a reunirse con las vivencias y rimas que tu intelecto
    ha expuesto para ennoblecer el espíritu de quienes las estamos leyendo.

    ¡Te deseo que disfrutes del comienzo de una maravillosa semana!

    Un abrazo besando las brisas
    Y un beso abrazando las sonrisas.

    Atte.
    María Del Carmen






    ResponderEliminar
  6. Muy bueno tu post., la música tiene un poder increíble.
    Me gusta tu espacio es interesante y bonito, beso

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.