.

.

martes, 10 de septiembre de 2013

YAMA-NIYAMA



      
YAMA
Yama significa encauzar  la propia vida, centrándose un poco más en nuestra esencia. Según Patanjali, yama representa un rumbo hacia el cual encaminar nuestras energías. Es suficiente dar una dirección para producir en sí mismo un centro, que a su vez ayudará a dar forma consciente a ese rumbo, para lo cual, yama es el punto de partida que invita a fijarse en uno mismo, es un código de comportamiento social y universal.
Los yamas son: ahimsa, no matar; satya, no mentir; asteya, no robar; brahmacharya,  control y uso de la energía sexual; aparigraha, no ser avaro.
Estos preceptos, no pretenden ser una iluminación de la vida, sino un enriquecimiento de la misma. Hay que recordarlo, porque muchas veces estos preceptos morales se usan para separarse de la vida.
Ahimsa, significa simplemente, sentir un profundo amor y respeto por la vida, no violencia de pensamiento, palabra o acto.
Patanjali sitúa este yama en primer lugar, ya que el amor por la vida es la base de la cual hay que partir.
Satya, significa, no mentir. No mentir a la propia naturaleza de uno mismo, verdad, sinceridad y transparencia. Comunicación veraz procurando no herir a nuestros semejantes.
Asteya, significa, no robar. No robar nada, ni siquiera las ideas de otros, simplemente porque esto impide que la propia originalidad se desarrolle. Los únicos valores son aquellos que se poseen en el interior de uno mismo.
Brahmacharya, significa moderación en el uso de la energía propia. Autocontrol
Aparigraha, significa, ser libres de la avaricia y la acumulación de cosas, aceptando sólo lo que se necesita. Quien realmente posee, no tiene necesidad de poseer nada. Si posees la vida, no sientes necesidad de otros bienes.
        NIYAMA
Se le llama niyama a las prácticas individuales para construir el carácter propio.
Saucha es el primer niyama, es la limpieza. Limpieza de nuestro cuerpo, mente y entorno.
El cuerpo se puede curar manteniéndolo limpio, aligerando las tensiones de pensamientos, de preocupaciones  y de angustias. Por ello se puede hablar de limpieza mental.
Samtosa es el segundo niyama, es la serenidad. Un hombre que lleva una vida natural, será un hombre sereno. La capacidad de sentirse a gusto con lo que posee.
Tapas es el tercer niyama, es moderación, austeridad y esfuerzo adecuado. Patanjali lo sitúa después de la serenidad, porque sólo se puede alcanzar en un segundo momento, después de que los deseos ya no dominen al hombre.
Swadhyaya es el cuarto niyama, es el estudio. Estudio y evaluación de uno mismo y sus progresos. Un proceso de indagación personal y meditación interior.
Isvara-pranidhana es quinto y último niyama, es la devoción, el abandono a lo divino. Rendición de nuestros actos a una Inteligencia superior. Y en este abandono y rendición se consigue la propia esencia divina.





6 comentarios:

  1. Como siempre, estupenda entrada y muy didáctica. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Luzdemar, ya puedo contestaros a vuestros comentarios, que gracias a ellos éste blog se mantiene vivo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola Ana
    Muy interesante, instructivo y hermoso, digno de ponerlo en práctica, por nuestro ascenso para llegar a comprender la importancia del "camino" y con la serenidad, ser un poco más felices, grcias.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por compartir este conocimiento.
    Tal vez le estés cambiando la vida a alguien.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  5. precioso blog y tus artículos. Te cuento algo gracioso que me sucedió. Encendí un incienso antes de entrar a tu blog y me olvidé de él. Cuando empiezo a leer la anterior entrada, percibo el incienso y digo: Ah! caray, tan bueno está este blog que percibo su aroma, jajaja!
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias chicos por dejar vuestra huella aquí. Ámbar, Alejandro y Sara estoy muy agradecida con vuestra palabras, para mí es muy gratificante saber que os gustan y si añadimos que puedan ayudar a alguien, pues es maravilloso. Un abrazo

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA