.

.

jueves, 5 de septiembre de 2013

TIGRES EN UN TEMPLO



Todo empezó en el año 1999, cuando unos lugareños encontraron en el bosque dos cachorros de tigre heridos a cuyos padres habían matado los cazadores. Sin saber qué hacer con estos animalitos, fueron de un lugar a otro para encontrarles una casa, pero nadie se atrevía a acoger a los pequeños tigres. Finalmente cuando llegaron a este monasterio del bosque, al templo Wat Pa Luangta Bua que es uno de los templos budistas más populares de Tailandia, los monjes aceptaron quedarse con ellos y cuidarlos.
 También conocido como el Templo del Tigre, está situado en el distrito Saiyok provincia de Kanchanaburi, frontera con Birmania, a menos de tres horas de Bangkok, y se ha convertido en el destino de miles de turistas que viajan hasta allí exclusivamente para conocer la más antigua escuela budista del oeste del país y el santuario de numerosos animales, entre ellos tigres domesticados.
Los tigres viven dentro del área del templo, donde hay un bosque y  donde son alimentados, bañados y atendidos por los monjes. Una vez al día se llevan a una cantera cercana, donde pueden desplazarse con más libertad y son vistos por los turistas a una distancia de aproximadamente 10 metros. Pero a los que prefieren estar más cerca del peligro, se les permite dar el biberón a los cachorros, bañarlos y posar junto a ellos para hacerse fotos.
Estos monjes y sus empleados se encargan de amaestrar a los tigres además de cuidarlos y alimentarlos adecuadamente. A las crías con comida instantánea y leche, ya que no cazan para ellos mismos, y a los adultos a base de carne cocida, para tratar de evitar que desarrollen el gusto por la sangre.
El abad y los monjes que cuidan a los tigres pueden estar con estos animales salvajes sin que les dañen porque, según ellos, están con "amor y bondad" y los animales feroces pueden reconocer y ser conmovidos por el amor verdadero.
 En dos décadas la labor compasiva de estos monjes ha logrado proteger a crías sobrevivientes de cazadores furtivos y conservar en este santuario natural aproximadamente la mitad de la población total de tigres de Tailandia.
El tigre, además de su majestuoso aspecto tiene las siguientes cualidades:

• Es el felino más grande del mundo.
• Su visión nocturna es muy aguda.
• Es un excelente nadador.
• Suelen ser ferozmente territoriales: los tigres machos pueden permitir la entrada de varias hembras a su territorio pero no toleran la de otros tigres machos.
• Pueden compartir una presa e incluso alimentarse después de la hembra (en el caso del león, ocurre todo lo contrario, es el macho dominante el primero en alimentarse).
• Es el máximo depredador y no compite con otros carnívoros.
• A pesar de su gran tamaño, pueden alcanzar velocidades de hasta 90 km/h.
• Su rugido contiene, además de ondas sonoras de rango perceptible, ondas de infrasonido inaudibles para el humano pero con efectos aterrorizantes y paralizantes.
• Los tigres adultos son capaces de dar saltos de hasta 5 metros de altura, o de 9 o 10 m de longitud, lo que lo convierte en uno de los mamíferos que más alto pueden saltar (sólo detrás del puma en cuanto a la capacidad de salto).
En el templo hay un ambiente apacible. Los animales de todo tipo que allí se encuentran son felices, en total libertad, dentro de la gran extensión de terreno y jardines que rodean al templo.

7 comentarios:

  1. Hola Ana.
    Maravillosa historia, gracias, el animal suele ser más noble y leal que el humano, hermoso vivir en contacto pleno con la naturaleza en todas sus formas y esplendorosa glora.
    Un abrazo
    Ambar
    Te dejo el enlace porque no se actualiza en mi espacio y es posible que tampoco en el tuyo.
    http://ambaringles.blogspot.co.uk/2013/09/espontaneo.html


    ResponderEliminar
  2. Bonita y tierna historia, pero por muy bien que se adapten los tigres a los monjes y por muy cuidados que estén, estos animales están fuera de su entorno, lo cual no me parece bien. También veo un negocio para los monjes, puesto que como cuentas, acuden turistas para ver a estos animales y lo digo desde mi ignorancia, ya que no sé, si les darán algún donativo para ayudarles a seguir con su causa. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Me parece una actitud muy loable, pero me pregunto si en algún momento estos tigres no sacaran su verdadero instinto. Hay tantas variables que no se pueden controlar...
    Aunque les den carne cocida, el instinto viene de serie.
    No sé, yo no estaría tan tranquila.

    Aun con todo, la adopción , cuidado y salvaguarda de esta especie merece mi reconocimiento.

    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  4. Bonita historia, aunque pienso que son animales salvajes y sacarlos de su hábitat no sabemos las consecuencias pueda tener.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Qué buena historia, la imagen es hermosa. Hace unos años tuve la suerte de conocer una lamería. Los monjes vestía de amarillo y tenían la cabeza rapada. Que lindo recuerdo. Gracias.

    ResponderEliminar
  6. HOla, gracias por unirte a mi blog, yo también me quedo en el tuyo pues me ha gustado mucho como escribes.
    Este relato de la meditación con los tigres de por medio resulta llamativo. Pero los tigres al igual que otros animales salvajes deben estar en su hábitat natural por su propia felicidad y también para no tener ninguna desgracia. Un animal salvaje se puede domar, pero nunca dominar...en cualquier momento "recuerda" de donde vino.

    Un abrazo
    Estamos en contacto.
    Rosa.

    ResponderEliminar
  7. Namasté Gracias muy bello todo, ¡la música del blog la tienes, y si la tienes me la puedes mandar a mi mail.

    Yogaorige@gmail.com

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA