.

.

lunes, 23 de diciembre de 2013

NUESTRO CORAZÓN





Nuestro corazón es como un cántaro. El cántaro está lleno de agua y nuestro corazón está lleno de amor.
Con un vaivén, con una sacudida el cántaro derrama agua, pero no se vacía, porque la boca no es muy ancha. A nuestro corazón le pasa lo mismo, con una agitación, una decepción, una pesadumbre, una pena…, pierde un poco de amor, pero si está bien lleno, no llegara a vaciarse y a igual que el cántaro que podemos rellenarlo de agua, podemos volver a llenar nuestro corazón de amor. Lo podemos hacer sacando de nuestro baúl de los recuerdos, todo aquello por lo cual hemos ido acumulando amor, como anécdotas, frases, momentos, comportamientos auténticos de amor…


Entonces nuestro corazón empieza a resurgir, a henchirse, a abrirse como una flor, lleno de amor e incluso más colmado que antes del incidente.

5 comentarios:

  1. Preciosa metáfora sobre el corazón. Felices fiestas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, de tu casa se sale siempre con la paz entre los dedos, con el corazón contento. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Que razón...
    Feliz Navidad.
    Besos muchos

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.