.

.

viernes, 26 de julio de 2013

SANTA ANA




La tradición cristiana dice que Ana, casada con Joaquín, fue madre de María y por tanto abuela de Jesús de Nazaret.

Santa Ana era natural de Belén. Sus padres eran Mathan y Emerenciana. Descendía del rey David.

El nombre es conocido en hebreo como Hannah. Todo lo que se conoce sobre su vida, incluso su nombre, procede de literatura apócrifa. El Evangelio de la Natividad de María, el Evangelio apócrifo de Mateo y el Protoevangelium de Santiago. En Oriente el Protoevangelium gozaba de gran autoridad, algunas porciones se leían en las fiestas de la Virgen María. En Occidente sin embargo, fue rechazado por los Padres de la Iglesia. En el siglo XIII, partes del Protoevangelium de Santiago fue incorporado por Jacobus de Vorágine en su "Leyenda Dorada". Desde entonces la historia de Santa Ana se propagó por Occidente hasta convertirse en una de las santas más populares de la Iglesia latina.

Según el Protoevangelio de Santiago, Joaquín y Ana eran una pareja acomodada, pero estéril. Joaquín fue rechazado al llevar su ofrenda al templo por no tener descendencia. Apenado, Joaquín no volvió a su casa, sino que se dirigió a una montaña, donde rogó a Dios que le diera un hijo ayunando durante 40 días y 40 noches. Ana, mientras tanto, lloraba su dolor. Entonces un ángel se les apareció simultáneamente, anunciando que sus ruegos habían sido escuchados y que concebirían un hijo.

Ana prometió dedicar al niño al servicio de Dios y cumplidos los nueve meses dio a luz a una niña a la que llamó Miriam (María). Al cumplir los tres años, Joaquín y Ana llevaron a María al templo para consagrarla a Dios como habían prometido. María vivió en el templo hasta que cumplió los 12 años, edad en la que fue entregada a José como esposa.

No se suele mostrar a Ana en el Nacimiento de Cristo pero frecuentemente se la representa con el Niño Jesús en varios temas. Ana no es representada con el Cristo adulto, así que se considera que murió durante la juventud de Jesús.

En la Iglesia del Oriente ya se veneraba a Santa Ana en el siglo IV. La mejor prueba de ello es que el emperador Justino I, en 565 le dedicó una iglesia. La devoción a Santa Ana se encuentra en los más antiguos documentos litúrgicos de la Iglesia griega. En Occidente no se venera a Santa Ana, excepto quizás en el sur de Francia, hasta el siglo XIII. Su imagen, pintada en el siglo VIII en estilo Bizantino, fue más tarde encontrada en la iglesia de Santa María Antigua en Roma. Su fiesta, bajo la influencia de la "Leyenda Dorada", aparece en el siglo XIII donde se celebraba el 26 Julio.

En 1382, Urbano VI publicó el primer decreto pontificio referente a Santa Ana, concediendo la celebración de la fiesta de la santa a los obispos de Inglaterra exclusivamente, tal como se lo habían pedido algunos ingleses. Muy probablemente la ocasión de dicho decreto fue el matrimonio del rey Ricardo II con Ana de Bohemia, que tuvo lugar en ese año. La fiesta fue extendida a toda la Iglesia de Occidente en 1584.

Santa Ana es patrona de innumerables lugares, en Bretaña (Francia) en Quebec (Canadá) en Florencia (Italia)…

7 comentarios:

  1. FELICIDADES y un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias y un abrazo grandote para ti Luzdemar

    ResponderEliminar
  3. Un fuerte abrazo con todo mi cariño en tu onomástico. Tengas un hermoso día .
    Fewlicidades !!!
    Cristina

    ResponderEliminar
  4. ¡MUCHAS FELICIDADES! interesante vida la de Santa Ana, gracias por compartirla.
    Besos, buen finde

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias Claro de Luna y a ti Verónica por vuestras felicitaciones. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Ana, gracias por compartir tan bella entrada. Que tengas un lindo fin de semana.
    Un abrazo lleno de luz.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA