.

.

lunes, 29 de julio de 2013

LA SIESTA



La siesta es un regalo para nuestro corazón.
Siempre hemos oído decir que la siesta era cosa de España y de los españoles, pero también está presente en Latinoamérica, China, Taiwán, Filipinas, India, Grecia, Francia, Oriente Medio y África del Norte.
Esta palabra viene de la hora sexta romana, que designa la hora solar, correspondiente a las doce del mediodía con respecto al sol.  Actualmente las catorce horas, momento en el cual se hacía una pausa de las labores cotidianas para descansar y reponer fuerzas.
Está demostrado científicamente que una siesta de veinte a treinta minutos, mejora la salud en general, la circulación sanguínea y previene el agobio, la presión o el estrés. Además favorece la memoria y los mecanismos de aprendizaje.
Un estudio hecho por la facultad de medicina de la Universidad de Atenas (Grecia), realizado a lo largo de seis años, a un total de veinticuatro mil adultos griegos, los resultados demostraron que quienes dormían regularmente una siesta al mediodía, reducían más de un tercio su riesgo de fallecer a causa de enfermedad cardiaca.
Así que, a practicar siesta, eso sí, solamente unos veinte minutos, con ese tiempo es suficiente para recargar pilas, descansar el cuerpo y la mente.

6 comentarios:

  1. Para mi, una siesta de veinte minutos, no es siesta, aunque sea lo recomendable. Me gustan las siestas de pijama y orinal, como decía Cela. Desde luego como cada persona es un mundo, debe de ajustar su siesta a sus necesidades, no todos se pueden permitir siestas largas o bien por falta de tiempo o porque no se encuentren bien luego por haber dormido demasiado. Lo cierto y fijo que larga o corta es un es un placer al alcance de todos. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta la siesta pero es difícil no pasar de veinte minutos, aunque sea más sano. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Aims amiga las mias cuando las tomo pasan más de media hora


    Gracias por esta informativa entrada y por siempre estar
    Besitos mi niña

    ResponderEliminar
  4. Hola Ana,
    pues es muy interesante lo que nos cuentas aunque mi mente es demasiado inquieta para tomar siestas ... las siestas se las dejo a mi cachorro que, él si que es un experto en ese tema :D un abrazo xoxo eliz

    ResponderEliminar
  5. ja ja ja, yo duermo siesta todos los días desde que me jubilé. Antes lo hacía los fines de semana, y si no tengo sueño, me acuesto a soñar. Besos y buena semana.

    ResponderEliminar
  6. Igual que Norma desde que me jubilé tomo mis siestas regaloneadas a mi pinta....si tuve tanto que trabajar en terreno...no tenía ni tiempo para dormir en la noche...estudia, estudia, estudia, me lo requería mis obligaciones..
    Un muy interesante texto que sí son necesarias las siestas ...
    Un fuerte abrazo Anita
    Cristina

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA