.

.

lunes, 8 de julio de 2013

LAS ASANAS



Se llama asana, a la postura que realizamos en yoga.  Hay tantas asanas como forma de vida. En realidad podríamos hablar de infinitas, ya que una asana podemos compararla a una planta o un árbol que continuamente le van creciendo hojas y ramas nuevas. Lo podemos compara con la vida misma que continuamente está evolucionando.
Un ásana es una escultura hecha con el cuerpo, en la que todo el Universo se pone de manifiesto.
Es fuerza, es belleza, es entrega.
Cuando vivenciamos un ásana, aflora una conciencia sutil, una memoria atemporal,
certezas sin palabras...
Entramos en contacto con aquella sabiduría milenaria que yace en lo más íntimo de cada célula, nos conectamos con la Fuente de la cual emanan todas las cosas.
La tradición indica que hay 8.400.000, cada una con el  nombre de una planta, de un insecto o de animal. Aparte de éstas, existen otras que tienen de sabios, de héroes legendarios, o de dioses, con el fin de honrarlos.
En la práctica sólo se realizan unas pocas que no pasa del centenar. Según los antiguos tratados, el número de posiciones útiles está entre catorce y cincuenta.
Una asana bien realizada tiene cinco características primordiales:
a)      Inmovilidad
b)      Se puede mantener largo tiempo
c)       No requiere esfuerzo
d)      Una respiración adecuada
e)      Una actitud mental adecuada.
Las tres primeras afectan e influyen directamente en la parte física. La cuarta y la quinta a la parte mental.
Cuando trabajamos en la realización de una asana, notamos el trabajo que estamos haciendo y ponemos nuestra intención en perfeccionarnos, para ello podemos corregir, colocarnos mejor, descubrir los ejes de equilibrio, armonizamos, estiramos unas partes y controlamos otras, colocamos bien las articulaciones, sentimos las partes duras,  tensas y blandas, deshacemos nudos y rigideces.  Ponemos todos nuestros sentidos en tomar conciencia de nuestro cuerpo.  Si hay conciencia, hay conocimiento y corrección, y si corregimos, evolucionamos.
A cada una de estas posturas se le atribuye un valor terapéutico  propio.
Cuando vamos llegando al final del proceso, a la máxima armonización de la asana, de una manera natural emergen las cinco características citadas anteriormente. La quietud, la permanencia sin esfuerzo, la estabilidad se van apoderando de nosotros. La respiración da la sensación que desaparece. La mente se aquieta, los pensamientos desaparecen, la conciencia de nosotros mismos entra en otra dimensión, donde desaparecen las tensiones, todo fluye libremente. La quietud interior se irá estableciendo en nosotros.
La práctica asidua de las asanas otorga ligereza y fuerza, a la vez flexibilidad, resistencia y salud. Siempre con la intención de preparar el cuerpo para la meditación.

11 comentarios:

  1. Siempre publicando temas tan didácticos como este, para compartir con nosotros todo lo que sabes. Gracias y un beso.

    ResponderEliminar
  2. me encantó este tema ya que practico yoga desde hace un par de años :D excelente información xoxo eliz

    ResponderEliminar
  3. Gracias chicas Luzdemar y Elizabeht, por aportar vuestros comentarios. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Ya quisiera yo poder hacer yoga.
    Mi enfermedad poco me permite.
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Ana, muy interesante lo que nos cuentas (gracias)
    Un abrazo, buena semana

    ResponderEliminar
  6. Inma-Luna, ignoro cuál es tú enfermedad pero cuando se respira, con eso ya se hace yoga. Las asanas son magnificas para fortalecer y dar flexibilidad al cuerpo, pero el verdadero yoga es con la respiración. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Anita que interesante lo de hoy...centrar a lo menos el ejercicio en la respiración me doy cuenta del resultado que tiene ...siempre trato de hacer respiración...ahora si lo hago bien no lo sé ....
    Me encanto la importancia que tiene para la salud.
    Un fuerte abrazo y gracias.
    Cristina

    ResponderEliminar
  8. Hola Ana.
    Ando bastante retrasada, pero aqui estoy leyendo y tratando de guerdar en mi memoria todo esto tan interesante que nos regalas.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  9. hola ana cielo aqui en tu escrito siempre una aprende algo bueno ya ves en algo me alegro de ser loca por dentro jajajaa asi una sufre menos verdad ? besitosssssssssssssssss

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.