.

.

miércoles, 24 de julio de 2013

GANESHA






Ganesha surgió como una deidad inconfundible y de forma claramente reconocible entre el siglo IV y V, durante el Imperio gruta, aunque heredó rasgos de los precursores védicos y de los anteriores a estos.
Su popularidad creció rápidamente y en el siglo IX d. C.  fue incluido entre las cinco principales deidades del smartismo (una religión hinduista ortodoxa brahmánica). En este período surgió una religión llamada ganapatia. Las principales escrituras dedicadas a Ganesha son el Ganapati.
Su imagen puede encontrarse en todas partes de la India y las diferentes sectas dentro del hinduismo, lo adoran de manera independiente. Su culto está ampliamente difundido y se extiende a lo largo de la India y al budismo y el yainismo.
Se le reza al comienzo de los rituales y ceremonias religiosas y se lo invoca como Patrón de las Escrituras durante la lectura de textos sagrados y las sesiones de escritura. Varios textos relatan anécdotas mitológicas asociadas a su nacimiento. 
El nombre Ganesha es una palabra compuesta en el sánscrito. El término significa, en forma más general una categoría, clase, comunidad, asociación o corporación. Algunos comentaristas interpretan el título Ganesha (Señor de los Ganas) como ‘señor de las multitudes’ o ‘señor de las categorías creadas.
Hay varias versiones del nacimiento de Ganesha. Según una de ellas, Párvati, esposa de Shivá, lo concibió como el guardia de su puerta para evitar que nadie entrara mientras ella tomaba un baño. Cuando nació Ganesha éste no dejo entrar a Shivá a su casa, éste se enfado y le cortó la cabeza. Párvati quedó sumamente afligida. Entonces Shivá, no pudiendo soportar la tristeza de su esposa, prometió sustituir la cabeza del recién nacido por la del primer ser vivo que oportunamente pasara por delante de la puerta. Y pasó un elefante.
Otra versión más popular cuenta que Shivá abandonó la casa cuando Párvati estaba embarazada. Shivá después de un tiempo volvió y tuvo una disputa con su hijo, llevándolo a la muerte sin saber que había matado a su propio vástago. Párvati a consecuencia de ese acto, quedó sumamente afligida. Entonces Shivá prometió sustituir la cabeza del recién nacido con la del primer bebe que no estuviera a los regazos de su madre. El único ser vivo que cumplía los requisitos fue el elefante, ya que éste deja a sus crías solas.
La mayoría de las representaciones del dios tienen cuatro brazos, en cada mano lleva un atributo distinto que puede variar, pero generalmente se trata de
  • Una soga, para conducir a sus devotos (como ganado) hacia el sendero espiritual.
  • Un hacha, para cortar las ataduras perecederas de los devotos.
  • Un laddu (dulce hecho con harina de garbanzo, mantequilla frita, leche condensada y frutas secas), que es su dulce preferido y que usa para recompensar a sus devotos por sus actividades espirituales.
  • Una maza de oro decorada (que representa el autocontrol).
  • Una trompa de caracol, cuyo sonido alegra a sus devotos
  • Un pedazo de colmillo roto como pluma para escribir el Majábharata que le dicta Viasa
  • Una mano extendida en el varadá mudrá (‘gesto de bendición’) para impartir gracias a sus devotos.
En su cabeza se ve un halo (que representa su condición divina).

1 comentario:

  1. Gracias querida amiga por esperarme y por venir al té de los martes y por estar... suelo tomarme vacaciones seguido porque me canso demasiado con todos los blogs que tengo, pero nunca me voy del todo porque los quiero mucho.
    Te dejo un beso grande y un abrazo.
    Con todo mi cariño comenzaré mi rutina nuevamente.

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.