.

.

miércoles, 13 de junio de 2012

EL RELOJ

En una tarde de invierno, Marila cuentas las monedas que tiene su pequeña hucha y ¡fantastico! ya tiene el dinero suficiente para comprarse un reloj de juguete que lleva varios días viendo en el kiosco de la plaza.
La niña no lo piensa, toma el dinero y va corriendo al kiosco donde esta el reloj de su vida.
De vuelta a casa Marila va contenta y feliz, lleva en su muñeca puesto el maravilloso reloj. No hace más que mirarlo, y ponerlo en hora con una ruedecita que lleva, coloca las agujas en las doce y cuarto o en la una y veinte, así sucesivamente porque van fijas. La correa es de plástico color naranja.
Marila esta feliz y se pasa toda la tarde jugando a poner el reloj en hora y mirando la hora que es, la niña sólo tiene siete años pero sabe y entiende cómo funciona un reloj de los de verdad.
La mamá de Marila llama a ésta para cenar. Durante un rato la niña se olvida del reloj. Después de la cena todos se sientan al rededor de la estufa, están los abuelos, su mamá y Marila. De pronto la niña se acuerda de su reloj, va a mirarlo y ¡oh! su reloj no está, lo busca por la muñeca por el brazo, mira en el suelo y nada su reloj se ha perdido, una inmensa tristeza se apodera de la niña que rompe a llorar desconsoladamente, su mamá se asusta.
-¿Qué te pasa?  Marila ¿por qué lloras?
La niña no dice nada y sigue llorando. La abuela pregunta:
¿Te duele algo?
La niña sigue llorando y sin decir nada. Cuando pasa un rato y la niña no para de llorar, la abuela dice:
-Venga, vámonos a acostar, a ver si así deja de llorar.
De una, la niña deja de llorar y sonríe y es que se ha vuelto a palpar  el brazo y ¡milagro! allí estaba su reloj, a lo largo  por encima del codo.
Feliz, Marila se fue a dormir y su familia jamás supo el porqué de aquel llanto.

2 comentarios:

  1. Fíjate Marila,con lo pequeña que es,el berrinche que coje,porque no
    encuentra el reloj.Esta visto,que los apegos que tenemos,los llevamos
    desde que nacemos y cuando mas años pasan mas fuertes se hacen para
    nosotros y mas nos cuesta desprendernos de ellos.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Si deseas algo mucho, de corazón, llega a tí, o vuelve a tí si asi ha de ser... Y a veces el cómo lo hace es "milagroso"
    Bss

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA