.

.

martes, 12 de junio de 2012

LA ALCOBA

Cuando fallecen tus padres y entras por primera vez en la casa que fue la de ellos, es duro a pesar del tiempo transcurrido,  tocar y sentir aquello que se hizo con tanto trabajo y sacrificio, te vienen a la mente tantos recuerdos y frases que parece las estés escuchando en ese mismo instante, y se te hace un nudo en la garganta.
Mi madre como mujer tenía más apego por sus muebles " su alcoba",  cuanto me acuerdo de eso, siempre cuidando de su alcoba y ¿ahora para qué?...
 Porqué guardamos como pequeños tesoros tantos objetos inertes que aunque no estén carentes de significado, son inútiles.
Hace años, cuando se repartían los enseres de una herencia, la gente estaba contenta si les tocaba una cama o una silla, porque aunque fuesen viejas, eran a veces mejores que las que tenían en casa. Pero ahora, que por mucha crisis todos tenemos las casas y pisos amueblados con todo lo necesario, ¿qué vamos hacer con los muebles de los abuelos?
Todo esto me hace pensar aún más, en la inutilidad de los apegos... desnudos venimos y desnudos nos vamos, pero seguimos empeñados en acumular más y más cosas.

5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Que gran verdad y que pena da vaciar una casa,cuando la persona no
    esta.Por eso visto lo visto y también en parte por egoísmo mio,me
    gusta dar en vida,las cosas que quieran,porque a la vez disfruto de
    ver que las van a aprovechar.Besos.

    ResponderEliminar
  3. También se me ha hecho un nudo en la garganta. Besos y ánimo!!

    ResponderEliminar
  4. Esto te lo escriben después de leerlo:

    Cierto pero necesario! somos seres vívidos de apegos... el mejor y más dulce de ellos, el amor que esos seres queridos dejan en nuestros corazones!

    Preciosas palabras las tuyas!

    Mucho ánimo!!

    ResponderEliminar
  5. Un nudo... Un nudaco...hasta q he decidido dejarlo salir... Pufff
    La verdad es q es cierto...esta bien vivir en una casa q te guste y sea comoda...pero sin apegarse...pero con eso y con las demas cosas materiales...al final nos llevamos lo vivido...
    Los abuelos, y en concreto la abuela apreciaba su alcoba, cocina y lo disfruto... Y como ser d luz cuando decidio partir ya habia trascendido eso... Somos nosotros...los q nos hemos kedado aki los q pensamos en estas cosas... Un besazo d luz

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA