.

.

jueves, 14 de junio de 2012

CARTA

Éste es un fragmento de la carta que el jefe indio Seattle, envió en 1855 al presidente de los Estados Unidos, Franklin Pierce.
Los muertos del hombre blanco se olvidan de su tierra natal cuando se van a caminar por entre las estrellas. Nuestros muertos jamás olvidan esta hermosa tierra porque ella es la madre del hombre de piel roja. Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros. Las fragantes flores son nuestras hermanas; el venado, el caballo, el águila majestuosa son nuestros hermanos. Las praderas, el calor corporal del potrillo y el hombre, todos pertenecen a la misma familia. "Por eso, cuando el Gran Jefe de Washington manda decir que desea comprar nuestras tierras, es mucho lo que pide. El Gran Jefe manda decir que nos reservará un lugar para que podamos vivir cómodamente entre nosotros. El será nuestro padre y nosotros seremos sus hijos. Por eso consideraremos su oferta de comprar nuestras tierras. Más, ello no será fácil porque estas tierras son sagradas para nosotros. El agua centelleante que corre por los ríos y esteros no es meramente agua sino la sangre de nuestros antepasados. Si os vendemos estas tierras, tendréis que recordar que ellas son sagradas y deberéis enseñar a vuestros hijos que lo son y que cada reflejo fantasmal en las aguas claras de los lagos habla de acontecimientos y recuerdos de la vida de mi pueblo. El murmullo del agua es la voz del padre de mi padre.
Los ríos son nuestros hermanos, ellos calman nuestra sed. Los ríos llevan nuestras canoas y alimentan a nuestros hijos. Si os vendemos nuestras tierras, deberéis recordar y enseñar a vuestros hijos que los ríos son nuestros hermanos y hermanos de vosotros; deberéis en adelante dar a los ríos el trato bondadoso que daréis a cualquier hermano.

6 comentarios:

  1. Precioso, creo que a todos mis alumnos de los últimos 3 años se la he leído en algún momento. Se han perdido tantos valores...

    ResponderEliminar
  2. ESTE ES UN BUEN PASAJE, EL DE EL GRAN JEFE INDIO,SERIA BUENO QUE LOS QUE NOS LLAMAMOS DEL 1º MUNDO LO SUPIESEMOS YA,PERO AUN NO LO HEMOS APRENDIDO,ES UNA LASTEMA.ESPERO TE LLEGUE,UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Con tanto desarrollo industrial, nos hemos olvidado que la Tierra es nuestra madre y que todo lo que necesitamos procede de ella. Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Muy bonita.Pero creo que no nos hemos olvidado de cuidar la tierra.El
    mundo ha evolucionado de esta manera para bien o para mal,es lo que
    hoy día toca vivir.Ya me gustaría que viviese el jefe indio en nuestra
    época,a ver que hacia,igual vendía los terrenos para hacer un resort
    con campo de golf.Un beso.

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA