.

.

miércoles, 14 de marzo de 2012

MEDITACIÓN


La meditación, es el coraje de estar solo y en silencio, con uno mismo.
A meditar nadie te puede enseñar, te pueden instruir sobre la postura que debes adoptar, a poner las manos con un mudra, pero tanto la postura como la posición de las manos no importa. No meditas mejor porque tengas una determinada forma de sentarte. Tienes que estar cómodo, si estas cómodo en la postura del loto, porque la llevas practicando mucho tiempo, pues muy bien, pero si vas a estar pendiente de. " Se me ha dormido una pierna" "que dolor de espalda."Es mejor sentarte en una silla con la espalda recta, los pies paralelos y las manos encima de las rodillas, sin más. Te relajas mentalmente y te centras en la inspiración llenando el abdomen y en la espiración vaciándolo, simplemente eso, no hay que hacer nada más. Centrándonos en la respiración, los pensamientos fluyen, igual que fluye el agua en la corriente de un río.
Para que la meditación forme parte de ti y te alcancen sus frutos, tienes que crear un hábito constante de sentarte durante cinco o diez minutos, por la mañana y por la noche con la intención de meditar. Al principio con ese tiempo es suficiente, luego lo iras alargando hasta quince o veinte minutos. Muchas veces esa meditación sera forzada, casi por obligación, pero poco a poco creas un vinculo de unión, entre tu mente y la meditación, que se te pasara ese tiempo muy rápido.
Si eres constante, empezaras a notar que tienes una energía nueva, unas cualidades que se acentúan y se manifiestan con todo su esplendor. La meditación empieza a florecer y a dar sus frutos.

2 comentarios:

  1. Me encanta lo sencillo que haces las cosas!! Contigo la vida es más fácil!!

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.