.

.

jueves, 8 de junio de 2017

EL YOGA TIENE SU CIENCIA


Se sabe que los desórdenes de ansiedad y depresión están relacionados con un bajo nivel de ácido gamma-aminobutírico, o GABA, el principal neurotransmisor inhibitorio cerebral. Pues bien, un estudio de la Universidad de Boston pone de manifiesto un llamativo aumento en los niveles de dicho neurotransmisor en los individuos que practican yoga (a diferencia de lo que ocurre en los que practican otros ejercicios, como caminar), lo que representa un beneficio en el tratamiento de estas enfermedades mentales. Los autores de la investigación sugieren que el yoga estimula el tálamo, lo que incrementa  los niveles de GABA.
Hacer ejercicio es bueno para combatir la ansiedad y la depresión, pero practicar yoga multiplica estos beneficios.
Esa es la conclusión a la que ha llegado el estudio Los efectos del yoga sobre el estado de ánimo, la ansiedad y los niveles de ácido gamma-aminobutírico, GABA, en comparación con caminar, realizado por investigadores estadounidenses y publicado en The Journal of Complementary Medicine. En la India los conocen desde hace 5.000 años, pero el escéptico Occidente los miraba con recelo.
Sin embargo, en el último lustro un puñado de estudios avala que la práctica del yoga tiene múltiples consecuencias saludables que van de la cabeza a los pies. Algunos son de lógica, como mejorar el dolor de espalda, ya que las posturas que se practican pueden tener efectos que distiendan los músculos. Otros son más sorprendentes: el yoga es bueno para el corazón y para reducir la inflamación. La ciencia lo dice.

Es una disciplina física y espiritual, y una rama filosófica que nació en la India hace más de 5.000 años. La palabra procede del término sánscrito yuj, que significa “conectar”. Consiste en  integrar cuerpo y mente, y esta con el alma, para alcanzar la felicidad. La última meta es llegar al moksha, la liberación suprema. Desde un punto de vista menos místico, el yoga es una actividad que incrementa la flexibilidad y fortaleza de los músculos, además de ayudar a centrar los pensamientos, y relajar y calmar a quien lo practica.

6 comentarios:

  1. Solamente verlo practicar ya relaja, cuanto menos si lo hacemos nosotros seguro que es muy bueno para la mente y el cuerpo, Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante Ana. Gracias y un abrazo bien grande.

    ResponderEliminar
  3. Hola Ana.. Una buena forma de revitalizar el cuerpo y el espíritu..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante Ana. El yoga como tantas otras practica nos centra un poco mas en el ser que al pertenecer... Un abrazo

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.