.

.

lunes, 12 de junio de 2017

CONSEJOS DEL MONJE THONDUP





Limpiar el lugar que habitamos de una manera consciente puede transformar nuestra vida pues nos permite despejar la mente, fortalecer la concentración, meditar en movimiento y crecer espiritualmente. Aquí hay una lista de consejos del monje Thondup para limpiar nuestro hogar:

1. “Quienes no cuidan los objetos, tampoco cuidan de las personas”. No debemos olvidar que cada objeto fue creado con el trabajo de alguien y ser cuidadoso a la hora de limpiarlo muestra respeto y gratitud por ese trabajo. 
2. Debemos ser agradecidos con las cosas que alguna vez nos sirvieron. Debemos reciclar lo que ya no necesitamos para que nosotros, o alguien más, podamos seguir usándolo.
3. “Si empezamos en silencio, rodeados por la calma, cuando la vegetación y las personas de alrededor aún duermen, nuestro corazón se sentirá en paz, y nuestra mente, despejada”. Es por eso que debemos comenzar a limpiar a primera hora del día. Antes de dormir, debemos ordenar un poco para poder empezar la limpieza al día siguiente.
4. Debemos abrir las ventanas y dejar que circule el aire por toda la casa antes de comenzar a limpiar. El aire puro hará que tengamos más ganas de limpiar y además nos permitirá “entrar en contacto con la fragilidad humana, la naturaleza y la fuerza de la vida”.
5. No dejes platos sucios ni residuos de comida durante la noche. Los platos se lavan al finalizar el día y la basura orgánica se convierte en composta para las plantas. Todo en el hogar funciona como un ecosistema.
6. Cuando estés limpiando piensa sólo en la tarea que estás realizando en ese momento. Evita que tu mente divague o se concentre en otras cosas. Mantén tu atención en el aquí y el ahora de la tarea que realizas.
7. Siempre divide la limpieza con el resto de los miembros de la familia o las personas con las que compartes la casa. Así aprenderás a valorar el trabajo de los demás y entenderás que dependemos los unos de los otros.
Si supiéramos la virtud, el mérito y el propósito de limpiar, seríamos capaces de apreciar la tarea como un privilegio en vez de una carga. No nos parecerá más un trabajo sucio, sino una oportunidad de practicar la meditación de una forma única. Podría convertirse incluso, en una fuente increíble de beneficios, y una forma de crecer en fuerza espiritual, mental y emocional.

6 comentarios:

  1. Parece que la entrada de hoy va dedicada a mí, después de un finde familiar, mi casa está que no se libra nada de limpiar.
    Procuraré seguir los consejos de este monje, que al menos lo haré con mejor humor, jajajaja.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ana.. La limpieza, en todos los sentidos es una renovación, también interiormente hemos de limpiarnos..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  3. Me encanta, creo que el entorno debe estar siempre limpio y ordenado.

    ResponderEliminar
  4. Me parece muy bien, soy de las que cree que lo que hay que hacer cuanto antes y que mantener limpio el espacio que nos rodea es fundamental. Abrazo

    ResponderEliminar
  5. Realmente interesante esa visión.

    ResponderEliminar
  6. OI ANA!
    ANDANDO PELA BLOGOSFERA, VIM DAR EM TEU ESPAÇO E COMO CREIO QUE NADA NA VIDA É POR ACASO, LI E RESOLVI FICAR.
    TE SIGO.
    ABRÇS
    http://zilanicelia.blogspot.com.br/

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA