.

.

lunes, 20 de febrero de 2017

EL VIAJE INTERIOR



El viaje interior, no es un juego, no es un lujo, no es un pasatiempo. Es una necesidad específica del ser humano. Me refiero al viaje interior, al encuentro con uno mismo, al intento para convertirse en lo que uno es y no en lo que las descripciones de los demás quieren que seamos. Es el viaje hacia el centro, al núcleo del núcleo, a la esencia. Es el viaje del retorno, la vuelta al hogar, la exploración de uno mismo para descubrirse, saberse, reconocerse. De otro modo estamos tan hipnotizados por todo lo exterior que nos vamos irremediablemente alienando, viviendo de acuerdo a los deseos y viejos patrones de los otros, centrifugándonos de tal modo que nos disociamos gravemente y enfermamos de ansiedad, depresión, rabia, honda insatisfacción y amargura. Hay que recobrarse a uno mismo, emprender la recuperación del propio centro, para convertirlo en una fortaleza inexpugnable y ser uno mismo más allá de la imagen, la autoimagen, las apariencias y las fruslerías. Este viaje tenemos que convertirlo en un propósito inquebrantable, en una inspiradora meta. Estamos tanto en lo demás que no sabemos estar en nosotros mismos.
Mediante al viaje interior, vamos ganando en autoconocimiento y paz interior. No hay nada que pague un instante de paz, como dicen los yoguis. Para ello hay que saber escucharse y adentrarse en uno mismo. En el exterior está la diversión y el entretenimiento, pero la quietud solo puede hallarse en uno mismo. Si estamos tanto en lo otro (otreidad) que ya no sabemos estar en nosotros mismos (mismidad), somos un Ulises dando vueltas de aquí para allá sin atinar a recuperar su hogar. La meditación es la vuelta al hogar interior. Detenerse para ser. Sustraerse unos minutos a las fuerzas que nos impulsan a perturbar, para calmar la mente y obtener la reveladora vivencia de ser en reconfortante quietud.

En su esencia el yoga es un viaje hacia el propio ser, más allá de esas fuerzas centrífugas que nos apartan de nosotros mismos. El núcleo del núcleo es la diana interior a la que hay que apuntar, para hallar así el yo más honesto y profundo, lejos de las tumultuosas corrientes del apego y del odio. Yoga es unión y al unirnos con nuestra naturaleza real, nos fundimos con el todo el universo.

4 comentarios:

  1. Interesante, gracias por compartir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¿Repasar lo pasado? si sirve para hacerlo mejor vale, pero no se puede cambiar lo hecho, todo lo que sirva para ser mejores es bueno. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Tu los has dicho adentrarse en uno mismo, es la clave para confiar en nosotros y en nuestra guía interior. Cada uno con su propio brillo, con su propia luz. El Yoga puede ayudarnos a superar dificultades dentro y fuera de uno mismo, y encender esa amor, que nos permitirá realizar lo mejor de nosotros.
    Ana, un testo muy hermosos! Un cálido abrazo. Namasté.

    ResponderEliminar
  4. Siempre seremos tus alumnos, y siempre aprenderemos..
    Un abrazo Ana..

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA