.

.

martes, 7 de febrero de 2017

CONFUCIO



 Confucio,  filósofo chino.
Nació en el clan de los Kong en el país de Lu (hoy Shandong). Hijo de un comandante de un distrito en Lu que falleció cuando Confucio tenía tres años, dejando a la familia en la pobreza. Confucio se casó a los 19 años y tuvo un hijo y dos hijas. Fue criado del jefe del distrito donde vivía. Posteriormente fue maestro y viajó continuamente para instruir a sus discípulos. Ganó fama rápidamente de hombre sabio. Conocido como Kung el Sabio (Kung-Fu-Tsu) Su pensamiento fue introducido en Europa por el jesuita Matteo Ricci, que fue el primero en latinizar el nombre como "Confucio". Lejos de la mística y las creencias religiosas, la enseñanza de Confucio se propone como una filosofía práctica, como un sistema de pensamiento orientado hacia la vida y destinado al perfeccionamiento de uno mismo. El objetivo no es la "salvación", sino la sabiduría y el auto-conocimiento. Enseñó a sus alumnos los clásicos antiguos de la literatura china. Se cree que cuando contaba 50 años de edad fue nombrado magistrado de Zhongdu, y al año siguiente ministro del crimen de Lu. La justicia fue administrada con imparcialidad y el crimen fue erradicado. Dejó su cargo en el 496 a.C., y viajó por diferentes territorios impartiendo clases. En el año 484 a.C., después de que su búsqueda de un gobernante ideal se revelara por completo infructuosa, volvió por última vez a Lu. Allí falleció y fue enterrado en una tumba en Qufu, Shandong. Confucio no dejó escritos los principios de su filosofía; éstos fueron transmitidos sólo a través de sus discípulos, con los que recogió y sistematizó los cinco grandes textos de la tradición china.
Resumen de la doctrina confuciana con los principales deberes del hombre de gobierno:
Amar al pueblo, renovarlo moralmente y procurarle los medios necesarios para la vida cotidiana.
Cultivar la virtud personal y tender sin cesar a la perfección.
En la vida privada como en la pública, observar siempre el sendero superior del "Justo Medio".
Tener en cuenta las dos clases de inclinación propias del hombre: unas proceden de la carne y son peligrosas; las otras pertenecen a la razón y son muy sutiles y fáciles de perder.
Tener por objeto final la paz universal y la armonía general.

"Donde hay justicia no hay pobreza"

8 comentarios:

  1. Interesante, gracias por compartir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Ya sabemos mas, una pena que no dejara escritos sus pensamientos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola Ana.. Madre mía, te felicito por esta exposición tan resumida y a la vez didáctica sobre la figura de Confucio..
    Pero la ultima frase, corta y precisa es inmensa por su sencillez, pero por su coherencia..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  4. Un gran aporte sobre Confucio. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Ya podían intentar aplicar algunos gobernantes del S XXI algún deber de la doctrina confuciana...

    Muy interesante. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Que se apliquen esta doctrina los politicos y que sepan quelademocracia no la crearon ellos,ni en este siglo ni AHORA.La politica no usa el verbo AMAR
    Gracias por compartir
    Besucos

    ResponderEliminar
  7. Gracias por acercarnos un poco más a este gran personaje

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA