.

.

martes, 3 de enero de 2017

SER VIEJO



 El otro día encontré este escrito en Internet y nada más leerlo me acorde de mi padre. Él con ochenta años, no iba al hogar del jubilado porque decía " Que voy a ir yo allí, si no hay nada más que viejos" Y es que, si se tiene un espíritu joven, para  nuestra mente seguimos siendo jóvenes a pesar de los años que se hayan cumplido.
                                                  ======================

El otro día, una persona joven me pregunto: ¿Qué sentía al ser vieja?
Me sorprendió mucho la pregunta, ya que no me consideraba vieja.
Cuando vio mi reacción, inmediatamente se apenó, pero le explique que era una pregunta interesante. Y después de reflexionar, concluí que hacerse viejo es un regalo.
A veces me sorprendo de la persona que vive en mi espejo. Pero no me preocupo por esas cosas mucho tiempo.
No cambiaría todo lo que tengo por unas canas menos y  un estómago plano.
No me regaño por no hacer la cama, o por comer algunas cositas de más.
Estoy en mi derecho de ser un poco desordenada, ser extravagante y pasar horas contemplando mis flores.
He visto algunos queridos amigos irse de este mundo, antes de haber disfrutado la libertad que viene con hacerse viejo.
¿A quién le interesa si elijo leer o jugar en la computadora hasta las cuatro de la mañana y después dormir hasta quien sabe qué hora?
Bailaré conmigo al ritmo de los cincuenta y los sesenta…

Y si después deseo llorar por algún amor perdido… ¡Lo haré!

14 comentarios:

  1. Te aplaudo, la libertad que da la edad es un regalo, nada me impide decidir, cambiar de manía o seguir con una costumbre. Me ha encantado. Abrazossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, la edad da libertad y nos libera de cacaos mentales. Un abrazo

      Eliminar
  2. Esto si que es sacar, la parte positiva de esta etapa de la vida.
    Pero mirando a nuestro alrededor, la realidad es otra.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué dices! Pues yo no quiero volver a tener veinte años. Si volviese con la experiencia y la sabiduría que he adquirido con los año, entonces no, diría que no. Pero volver a hacer el camino, no. Cada época tiene su encanto, lo bueno es estar feliz con lo que se tiene. Un abrazo

      Eliminar
    2. Creo que no has entendido lo que quería decir.
      No es querer volver a tener veinte años y eso de volver a hacer el camino, ni lo propongo, que cada uno sabe lo que ha costado llegar donde estamos.
      Además para que nosotras lleguemos a ser viejas aún queda mucho camino, si es que llegamos.
      Mientras, disfrutamos de esta etapa con los nuestros y ayudamos en lo que podemos y más.
      Pero sabemos por experiencia, que la vejez, vejez, que no la madurez, es bien distinta, por experiencia y lo que veo adrededor.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Hola Ana .. Feliz año.. eso si un año mas para añadir a la historia, y es que hay gente que se hace vieja, gente que hace historia, y gente que es vintage..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Llorenç, Feliz Año Nuevo también para ti. Muy buenas esas tres definiciones. Este blog ha cambiado un poco el rumbo y ha vuelto un poco a sus principios. Te digo esto, porque si sigues pasándote por aquí vas a encontrar historias de mujeres increíbles con más de noventa años, (he buscado mujeres, en otra ocasión buscare hombres) para mi hacerse viejo, es cuando te quedas sin ideas, ilusiones, proyectos...con treinta o con cien. Un abrazo

      Eliminar
  4. Ana, has escrito un fantástico relato, que comparto absolutamente.Cuando se llega a esa edad "de viejos" con espíritu jovial, se disfruta de la libertad tan hermosamente descrita en tu texto.Libres de prejuicios, no se limita uno a seguir los tópicos sociales.Es en esta etapa donde se comprende y se alcanza la libertad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fanny. Yo también pienso lo mismo, que con el paso de los años, se alcanza seguridad y libertad. Un abrazo

      Eliminar
  5. Pasito a pasito se llega a la vejez.
    En mi última entrada vi como pasaba un señor mayor haciendo uso del andador que poco después quedó abandonado en un rincón.
    ¡Así es la vida!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que esta entrada puede dar para mucho. Todas las personas no llegan del mismo modo a ser mayores. Lo que no hay que perder es la ilusión por vivir. Un abrazo

      Eliminar
  6. Yo también creo que hacerse viejo es un regalo para las personas que aún se consideran jóvenes de espíritu porque se ve la vida de otra forma muy distinta,pero la mayoría de las personas no sabemos apreciarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo que no sabemos apreciarlo, lo peor es que no sabemos envejecer. Si nos da una grave enfermedad, pues no hay más remedio que quedarte en un sillón, pero hay personas que se quedan en el sillón porque "a mi edad a donde voy a ir" pues si es preciso a la conchinchina, pero tener una motivación para levantarnos cada día. Un abrazo Maribel

      Eliminar
  7. Bellisimo y real
    Siempre comento que hay que saber apreciar el dia a dis
    Y vivir plenament los momentos
    Eso no significa andar a las corridas
    Y si es cierto los club de personas mayores estan colmados de seres en soledad
    Asi que voy muy poco y con amigas/os de la edad pero que aun sabemos disfrutar la vida, nos es mas grato compartir momentos y largas llamadas telefonicas
    Estar tambien en nuestro enotrno seres jovenenes es un placer
    Un abrazo cariñoso

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA