.

.

miércoles, 19 de agosto de 2015

NO COMPETIR



No  compitas con otros, vuélvete como la tierra, que nos nutre, que nos da lo que necesitamos. Ayuda a los otros a percibir sus cualidades, sus virtudes y a brillar.
El espíritu competitivo hace que crezca el ego y crea conflictos inevitables. Ten confianza en ti mismo, preserva tu paz interior evitando entrar en provocaciones y en las trampas de los demás.
El silencio es bueno para alejar los deseos de uno mismo. Si vivimos deseando algo, surge la agitación.
El silencio es el espacio para la intuición. Un silencio para permitirnos ser. La intuición es hija del silencio. No es callar por callar, es callar para permitir que la vida crezca, se dilate y se expanda.
Entonces una luz interior nace y nos alumbra, nos ayuda a caminar.

Seamos lluvia serena y mansa que llega profundamente a las raíces, en silencio, nutriendo.

7 comentarios:

  1. Si nos ponemos a competir, que sea con nosotros mismos,
    para que como bien dices, seamos lluvia serena y mansa.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Il silenzio è vita!
    Splendida immagine piena di luce!
    Buona giornata da Beatris

    ResponderEliminar
  3. Si todo el mundo se rige por estas reglas, puede haber paz en este mundo. Muy linda historia. Estimados saludos:)

    ResponderEliminar
  4. Un precioso consejo. Competir sólo en el campo de juego: Atletismo, fútbol, carreras etc.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Trimbolera, Luzdemar, Beatris, Renate y Pluma Roja muchas gracias por dejar vuestros comentarios, os estoy muy agradecida. Un fuerte abrazo para cada una de vosotras.

    ResponderEliminar
  6. Estupenda reflexión. Cooperar, compartir, colaborar, pero jamás competir tan dado en la sociedad que vivimos hoy en día. Un besito

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA