.

.

jueves, 6 de agosto de 2015

EL SOMBRERO


El sombrero es un complemento muy elegante y llamativo cuando se sabe vestir adecuadamente. Tiene unas reglas o normas de uso muy sencillas.
 El tamaño del sombrero decrece a medida que avanza la hora del día. Es decir, por la mañana podemos lucir grandes sombreros, pamelas, etc. y a medida que avanza el día el sombrero debe ser más pequeño, hasta llegar a prescindir de él en la noche.
El sombrero debe  ir conjuntado con el resto del vestuario y con las propias facciones de la persona que lo luce. El ala del sombrero debería hacer sombra  como mucho, a la altura de los ojos. Los sombreros muy grandes suelen ser molestos y difíciles de llevar.
Las caras más redondeadas deberían optar por lucir un sombrero de poca ala y con una copa algo más alta, las caras más alargadas pueden optar por sombreros de ala más ancha y copa un poco más baja.
Los sombreros de tejidos livianos y de paja, rafia o material similar deben dejarse para las épocas de primavera verano. Los sombreros de fieltro, lana y otros tejidos más de "abrigo" deben dejarse para las épocas de otoño e invierno. Otros tipos de materiales, como la piel, pueden lucirse en cualquier época del año, dependiendo de su tipo de  confección y de su estilo.
El sombrero puede sustituirse por un tocado, en la mayor parte de los casos, aunque no suele ser tan elegante ni vestir tanto como un bonito sombrero, por mucho que los diseñadores se empeñen en darle tanta importancia a los tocados y sus espectaculares creaciones.
El sombrero, salvo rarísimas excepciones, no se quita en ningún momento ni de una ceremonia ni de una celebración. Si son sombreros molestos por sus grandes dimensiones, se puede hacer alguna excepción. Bien se puede retirar o bien se puede cambiar por otro de un tamaño más comedido.
Las señoras pueden permanecer cubiertas en los sitios cerrados y cuando están hablando con otra persona, bien sea en un recinto cerrado o abierto.
Los sombreros de ala ancha hacen que una persona parezca más baja. Los sombreros de copa elevada, hacen que parezca algo más alto.

Elegir el sombrero que más nos favorezca. No hay que dejarse llevar por el aspecto impresionante de un sombrero. Hay que elegir un modelo que nos favorezca en función de nuestra fisonomía y nuestro vestuario. Hay sombreros muy espectaculares pero que no "van bien" con las personas que los visten.

10 comentarios:

  1. Estupenda explicación, como para quitarse el sombrero.
    Gracias por compartir.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Nos lo has dejado todo muy bien explicado, muchas veces llevo sombrero, pero cada vez menos. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Yo lo uso mucho tanto en invierno para el frío como en verano para el sol. Me ha gustado mucho todo lo que explicas de él. Besicos

    ResponderEliminar
  4. Lo que me ha gustado enterar sobre el sombrero.
    Cuanto ha dado de si, para escribir sobre el Sombrero.
    Yo he llevado sombrero, para ir a la Feria de Sevilla, el sombrero de Ala Ancha.

    Y hay dos tipos, el Sevillano y el Cordobés.
    a mi el que me gusta y he usado, ha sido el Cordobés.

    Sabías que el ala de ese sombrero, para montar a caballo, es mas grande que para ir a pié?

    manolo

    ResponderEliminar
  5. No uso sombrero....pero con esta detallada explicación si que luciría ubicar alguno que se ajuste a mis requerimientos de verano.....porque el sol me destroza el rostro...
    Fuerte abrazo Anita

    ResponderEliminar
  6. Luzdemar, gracias, yo si que me quito el sombrero ante ti. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Ester, espero que la explicación te haya servido. Es bonito llevar sombrero. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias Trimbolera, me gusta que lleves sombrero, da personalidad. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Manolo, escribir sobre el sombrero daría para mucho más, tu mismo has aportado algo nuevo sobre un determinado tipo de sombrero, gracias. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Es que hemos ido perdiendo costumbres que eran para nuestro beneficio y protección. El sombrero nos protege del sol o del frío, según época. Un fuerte abrazo pleamar.

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA