.

.

miércoles, 8 de julio de 2015

LO QUE SE SIEMBRA

Es muy raro que sembremos tomates y recojamos pimientos o pepinos. Digo ésto, porque a veces nos quejamos de que nos vienen cosas que nosotros no hemos sembrado, pero nada más lejos. Cuando la semilla principal es el amor, si sembramos lechugas, nos nacen lechugas. Otra cosa es que estemos convencidos que junto a la semilla de calabacín ponemos la semilla de amor pero que la realidad no es así, entonces en vez de calabacín nos puede nacer  pepinos.
Si sembramos el "huerto", junto a las semillas hay que poner mucho amor y además poner la intención que ese amor es verdadero y que sale del corazón.

12 comentarios:

  1. Hay muchos instantes mi querida Ana que dudas de que esto sea verdad, por que por mucho que hagan cosas positivas en bien de los demás e intentes vivir en armonía y felicidad, la vida te da todo lo contrario problemas y obstáculos que te desbordan y no te dejan descansar y apreciar la belleza de cada día.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Desde luego que según la semilla que se siembra, así será loque recojamos.
    Hay que tener en cuenta, que debemos cuidar lo sembrado, para así obtener buenos resultados.
    Aún así, en muchas ocasiones, hay tormentas que malogran lo sembrado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Sembrar el bien ya es gratificante, luego si la cosecha no es la esperada, será que no lo hemos regado con interés, o que la tierra de sembrado no estaba bien arada. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola. una frase muy real. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón Ana.
    No se puede sembrar mal y recoger bien, uanque se nos dice que lo correcto es devolver bien por mal.
    Hay que cuidar el huerto, no sólo sembrer y dejar que las aves coman las semillas, hay que trabajar la tierra, saber sembrer y cuidar lo sembrado con amor constante.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  6. Cosecharás tu siembra, la ley de causa y efecto, el karma. Varias formas de nombrar a una ley universal, que a veces no parece ser tan rigurosa.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  7. Dicen que se recoge lo que se siembra... pero si es como dices, voy a probar de sembrar pepinos, haber si recojo langostas, que no estaría mal... O eso es imposible..!!
    Un abrazo Ana...

    ResponderEliminar
  8. Ilesin, Luzdemar, Ester, Marta, Ámbar, PM y Llorenç, sembrar siempre amor y a esperar la cosecha, veréis que frutos más fabulosos os da. Un gran abrazo para todos

    ResponderEliminar
  9. Hola Ana.
    Tienen mucha razón tus palabras...
    Un besito.....feliz día....

    ResponderEliminar
  10. Nunca he sembrado nada o al menos no lo he intentado.
    ¿Se puede esparcir la semilla, sin proponérselo uno ?
    Aunque mimado por mis hijos, siento una gran Soledad.
    Amiga Ana, que triste es esa Soledad.

    Saludos, manolo

    ResponderEliminar
  11. Hola querida Camelia, gracias por tu comentario. Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Manolo, seguro que si has sembrado, a lo mejor sin proponertelo, porque esos mimos maravillosos de tus hijos, segurísimo que tu los sembraste en su tiempo. Tu piensa en lo bueno que tienes, la soledad también es una ventaja, mírala por ese lado. Un abrazo

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA