.

.

lunes, 20 de julio de 2015

LIMPIAR


Nos pasamos la vida limpiando sin caer  en la cuenta de que ese acto tiene paralelismos espirituales. Quien limpia algo se limpia a sí mismo, se purifica, se libera de imperfecciones, pone dentro de una bolsa de basura aquello que le perjudica o le niega. Limpiar es importante porque airea y desinfecta los rincones del alma tanto como los de una casa o los del cuerpo. Una forma de meditar que sirve para ser mejor de lo que se es.
La fregona,  el paño, el estropajo, el jabón, el agua o el detergente actúan sobre las distintas superficies a las que son aplicados y como maestros invisibles que son, también sobre las profundidades de quienes los usan.
Por eso, si somos capaces de transformar esa obligación, no siempre encarada con buen ánimo, en una especie de ritual profano de autorregeneración, habremos conseguido, además de una casa limpia y presentable, una visión y una vivencia de los asuntos del mundo también más limpios y verdaderos.
Limpiar, es una tarea del alma, hemos olvidado el poder catártico y revelador que tiene el hecho de limpiar a fondo algo.

8 comentarios:

  1. Que trabajos nos manda el Señor con el calor que está haciendo. Yo me quedo con un examen de conciencia leve. Un abrazuco

    ResponderEliminar
  2. Muy bien Ana, a limpiar para que nuestra mente reluzca.
    Si no, cuando tenemos algún armario lleno de ropa, de esa que no nos vamos a poner nunca más.
    Cajones con miles de papeles, que ya no sirven para nada.
    Muy pocas personas me pueden negar, que la limpieza y el orden en todos los sentidos, nos hace sentir mas tranquilos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Hola. me gustó tu reflexión sobre lo que implica limpiar y lo positivo que puede llegar a ser para nuestra mente y espíritu.El verano puede ser una buena época para una 'limpieza' general. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo contigo Ana, de Hecho lo he comprobado, siempre que limpio la casa mi espíritu fluye hacia adelante más ligero y renovado...Estos días estoy en ello, porque espero la llegada de mi hijo de Alemania.
    Mi abrazo de luz.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  5. Está bien limpiar la mente. Y la casa. Hay quien se beneficia del trabajo que por regla general hacemos las mujeres. No me gusta limpiar, prefiero pintar, leer, salir...Algo que de verdad me enriquezca por dentro. Aunque es cierto que una limpieza general hace que te sientas mejor. Será por el ejercicio...

    Abrazosss

    ResponderEliminar
  6. Todo los espacios que nos rodean influyen en nuestro cuerpo y mente y espíritu por eso es tan importante limpiarnos lo todo a fondo incluso nuestro propio interior de todo aquello que ya no nos sirve.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Es muy posible porque después de limpiar te sientes más frágil, como que te quitaras una carga de encima.

    Saludos Ana.

    ResponderEliminar
  8. Podría estar de acuerdo contigo,¡soy maníatica de la limpieza!!!abrazos

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA