.

.

martes, 14 de julio de 2015

¡GRACIAS UNIVERSO!



Hoy me he levantado dando gracias al universo entero. ¿El motivo?
Hoy hace un año que un bebé rollizo de nueve meses y medio, sonriente, feliz, con unos grandes ojos brillantes, llenos de luz e inteligencia, llego a mi vida, a nuestras vidas. Manu, mi nieto.
Quiero dar las gracias a mi hijo por haber tenido la genial idea y arrojo de apuntarse a la lista de adopción, y afrontar el reto él solo, por haber superado las pruebas y finalmente por haber tenido el coraje y valor de aceptar al niño, cuando en esos momentos su situación laboral era muy difícil para él.
También le doy gracias a la madre biológica del niño. Porque sin su acto de generosidad y amor, hubiese sido imposible que Manu llegara a nuestras vidas. La decisión de dejarlo para que otras personas le dieran lo que ella no podía, para mí es un verdadero acto de amor. Mis bendiciones para ella, en donde quiera que esté. 
Cuando Manu estuvo en mis brazos, una gran alegría invadió mi alma y lo quise desde ese mismo instante. No soy su madre, soy la abuela y aunque su papá (mi hijo) ejerce  de papá y mamá y lo hace muy bien, pero yo le echo una mano con lo de mamá y ejerzo de tal. Manu y yo, estamos haciendo vínculo de madre e hijo, ese amor siempre estará en su corazón y en el mío. Cambié mi vida, mí tiempo. Dejé mi trabajo para poder dedicarme a él. Hoy doy mi vida y pongo todas mis energías en enseñarle a vivir feliz. Deseo que se sientas querido y amado. Todos ponemos nuestro amor para que así sea.
Un año después de aquel maravilloso encuentro, Manu es un niño feliz, lleno de amor y nos hace felices a todos.

Gracias Universo, por hacer que todo ocurra como tiene que ocurrir en cada momento.

9 comentarios:

  1. Haces muy bien, de dar las gracias ante la llegada de ese niño.
    Sabes, que no siempre, el universo trae cosas buenas y de bien nacida es ser agradecida.
    Dices que cambiaste tu vida por él y has tenido tu recompensa, disfrutando de su presencia.
    No dudo de lo feliz que debe de sentirse Manu, teniendote a ti y a tu familia en su vida.
    Doy por supuesto con lo que cuentas, que sois vosotros, los afortunados.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí Luzdemar, nosotros somos los afortunados de tener con nosotros un niño como Manu. Muchas personas nos dicen que suerte a tenido el niño, la suerte es mutua. Con nosotros grandes lujos no tendrá, pero amor tiene para dar docenas y docenas de vueltas a la Tierra.Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Felicidades!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Me alegro por esa preciosa experiencia que vivís tu hijo y tu...Es todo un milagro de amor, que os hace grandes a los tres
    Yo tengo una nietecita en Australia, que veré si Dios quiere en Navidad.
    Mi abrazo de luz y gracias por compartir, Ana.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias Mª Jesús por tus palabras. Un niño da vida y llena de amor el hogar. Que pena de no tener a tu nieta más cerca, para poder disfrutar de ella más a menudo. Un fuerte abrazo de luz

    ResponderEliminar
  6. Que hermosos compartir y ser agradecido por ese regalo hermoso que el destino os puso en el camino, y que seguramente muchas satisfacciones os dará. Se que lo que significa criar sola a un hijo y tener dificultades pero la experiencia nos enriquece y saca lo mejor de nosotros.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Qué maravillosa historia. Sois afortunados, es afortunado.

    Besazos.

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.