.

.

lunes, 4 de noviembre de 2013

INCIENSO



Desde los albores de la civilización, el ser humano ha sentido la necesidad de comunicarse con lo sobrenatural y hondar en sí mismo, consciente de la muerte.
Como los dioses debían de residir en las alturas, hacia ellas dirigía el hombre sus suplicas con todo tipo de ceremonias, que incluían ofrendas de toda clase.
Proyectar el humo aromático hacia el firmamento ha constituido uno de los rituales más repetidos en la historia de la humanidad. Se conocen muestras de tal práctica en representaciones simbólicas halladas en tablillas de la antigua Babilonia, que se remontan a 1700 a.C.
El incienso tiene grandes poderes espirituales, facilita la meditación, oración y concentración, despierta la conciencia, purifica el ambiente atrayendo energías positivas, relaja y armoniza la mente, pero también es usado para perfumar el hogar, y armonizarnos a nosotros mismos y nuestro alrededor.
Sus agradables aromas nos conducen a mejorar nuestro estado de ánimo, pero cada aroma tiene su propia característica de vibraciones, así pues hay que seleccionarlo en función de cada persona y situación, ya sea para eliminar un estado de estrés, entrar en estado de relajación o llegar a un estado de sanación.
 Provocando efectos curativos y protectores del lugar contra las entidades malignas. El incienso  más popular en Oriente es el sándalo y en la India es el elemento básico para cualquier incienso que fabriquen allí. Existen muchos aromas hoy en día de inciensos, y cada uno de ellos tiene un propósito especial, además de los ya tradicionales de purificar el ambiente.
Pero en general, cualquiera que sea su fragancia, se puede utilizar incienso para: Purificar, meditar, atraer paz y armonía; bendecir un lugar; acentuar cualidades, estados de ánimo y sentimientos; protección, éxito y prosperidad; fines curativos.
De acuerdo con un estudio realizado por científicos de la Universidad de Johns Hopkins y la Hebrew University de Jerusalén, el incienso tiene un gran poder para crear una atmósfera de paz y alterar el estado de la mente de una forma positiva y relajante.

6 comentarios:

  1. Me encanta el incienso, siempre tengo en casa, y me da mucha paz cuando lo enciendo.
    Un abrazo Ana.

    ResponderEliminar
  2. Tengo muchos inciensos en mi casa,me encantan y además los usamos para pasar Reiki,dan mucha paz,gracias por compartir,Fiaris

    ResponderEliminar
  3. Interesante tema.... en casa no falta el incienso y me encantan sus variados aromas....
    Un besito y linda semana...

    ResponderEliminar
  4. El incienso de calidad es capaz de purificar los ambientes y de elevar nuestra vibración. Es un gran regalo. Besos

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA