.

.

jueves, 14 de noviembre de 2013

EL TÉ



El origen del té se sitúa en las montañas del sudoeste de China y las selvas de Assam, donde crece de forma silvestre, y donde antes de utilizarlo como bebida se  llegó a emplear como alimento. En China la medicina tradicional lo considera una de sus 50 plantas medicinales básicas.
El emperador Shen-Nung, a quien de forma poética se atribuye su descubrimiento cuando el viento llevó unas hojas de té a su taza de agua caliente. Lo alaba ya en su libro de medicina Pen Ts’ao, en el año 2737 a.C.
Hacia el siglo V ya se  bebía por placer en muchas zonas de China y a finales del siglo VIII el poeta Lu Yu  escribió el Cha King o Libro del Té, verdadero compendio  que describía su cultivo y proceso de elaboración, sus beneficios y la forma de prepararlo y servirlo.
Los budistas encontraron en él una ayuda muy valiosa para mantenerse despiertos durante sus largas meditaciones y divulgaron su consumo por China, Tíbet y Japón.
Fue en esa época cuando los monjes japoneses que habían estudiado en China lo introdujeron en su país. Pronto se popularizo en la corte y más tarde en toda la sociedad.
En Europa las primeras noticias llegaron en 1559. España y Portugal importaron pequeñas cantidades como mercancía exótica, pero fueron los holandeses quienes crearon un comercio que popularizó la bebida hacia mediados del siglo XVII.
Hay tres tipos básicos de té, el verde el semifermentado y el negro. La diferencia radica en la forma en que son procesados.
El té verde es el más consumido en Oriente. La diferencia entre el té negro y el verde está en que el verde no es sometido a ninguna fermentación a lo largo de su preparación y posee por ello más polifenoles.
El té como bebida no azucarada carece de calorías. Su riqueza se atesora en forma de vitaminas, como A, C y E, algunas del complejo B, y algunos oligoelementos. Pero sobre todo, en un grupo de sustancias con una extraordinaria capacidad antioxidante que acaparan cada vez más la atención en los estudios científicos, son los polifenoles y sobre todo con un grupo llamado catequinas,  son poderosos antioxidantes que previenen enfermedades como el cáncer. Son buenas para el corazón, pueden inhibir el crecimiento de varias bacterias peligrosas. También existen indicios de su acción positiva para reforzar el sistema inmunitario.
Té verde, la serenidad que prolonga la vida.

13 comentarios:

  1. Una información muy completa sobre el té y sus beneficios. Gracias Ana. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. HOLA ANA CIELITO ME ENCANTA EL TÉ BESITOSSSSSS

    ResponderEliminar
  3. A algunas bebedoras de té les encantará tu información, me ha gustado hasta a mi que soy cafetera jeje. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Luzdemar, Embrujo y Ester, siempre es bueno tener información sobre las cosas en general, unas nos gustan más que otras. Un abrazo a las tres y gracias por venir

    ResponderEliminar
  5. El te ver es el que más me gusta y en especial el marroquí.
    Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  6. Uma informação pertinente e sempre apreciada por quem adora esta bebida...fria ou quente...e aconchega corpo e alma!
    Tenha um dia bem BOM!

    ResponderEliminar
  7. Te agradezco mucho toda la información que compartes y con el cariño con la que la compartes.
    Un eso grande

    ResponderEliminar
  8. Boa tarde!!!
    Venho agradecer por seguir meu blog e adorei as informações sobre chá.
    Estou aprendendo a me alimentar melhor e o chá é uma das bebidas que tenho que passar a ingerir mais...
    Feliz Dia!!!
    Bjokas...da Bia!!!

    ResponderEliminar
  9. Excelente información...gracias, me encanta el té.....
    Un besito...

    ResponderEliminar
  10. Delicioso el té y la información que aportas. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por compartirlo.
    No soy dada a tomar té pero probaré el verde, que por lo que dices supongo no pone nerviosa.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Lidia, Crocheteando, Alejandro, Beatriz, Camelia, Julie y Verónica gracias por venir a probar este té que os he ofrecido con todo mi cariño. Un abrazo de luz para vosotros

    ResponderEliminar
  13. Una tradicional bebida tan beneficiosa y de tan lejos cultivada y respetada....
    Muy interesante e ilustrativo texto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.