.

.

martes, 19 de febrero de 2013

SÉ, TÚ MAESTRO






Este fin de semana he estado haciendo un curso de yoga, con un maestro que lleva muchos años haciendo y enseñando lo que es la esencia del yoga.
La enseñanza ha sido; vívelo todo en ti, experiméntalo y ves desprendiéndote del ego.
Todos sabemos que siempre se habla de tener un maestro o gurú a seguir y aprender bajo su tutela. Eso está bien para comenzar en el camino adecuado, desde luego, aprender de fuentes sabias, encontrar a personas que nos inspiran y nos muestran algunas pistas del camino es de gran ayuda, pero siempre y cuando no les entreguemos nuestro yo, renunciando a la capacidad de acceder a nuestra sabiduría interna. Pues en realidad aprender es simplemente recordar aquello que, en el fondo, ya sabemos. A partir de cierto momento, la propia vida se convierte en nuestra maestra. Reconocer a personas como maestras, está bien y es un acto de humildad. Podemos aprender de todas las personas que nos rodean, si estamos abiertos y receptivos. Y a su vez, muchas veces somos también maestros, aún sin pretenderlo.Todos contamos con el poder de recibir orientación de nuestro interior. Para tener acceso a nuestro guía interno es necesario meditar, meditar, meditar… y sé, tú maestro.                         

3 comentarios:

  1. Tan solo por el simple hecho de tener en mente que podemos ser nuestro propio maestro, hará que seamos conscientes de todo lo que sabemos y que podemos llegar a aprender. Muy interesante, Ana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Siempre aprendiendo de la vida, en todos los aspectos y siempre,
    aunque lo sepamos, tropezando en la misma piedra. Debemos despertar,
    para tomar conciencia de lo que sabemos y ponerlo en practica. Ya que
    nuestro bienestar, depende de ello. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo que nosotros llevamos nuestro propio maestro dentro, pero creo q es importante tener uno o varios maestros verdaderamente evolucionados, personas que han recorrido el camino y nos pueden guiar. y esos maestros, desde mi experiencia es bueno que nos acompañen muchos, muchos años. esto no quiere decir que cualquier persona no es nuestra maestra, claro que sí y la vida es nuestra maestra y nosotros tenemos nuestro guia interior y somos maestros... pero a veces no querer tener un maestro y aceptar lo que te dice es una resistencia a evolucionar... de hecho, es nuestro propio maestro el q elige otros maestros en su camino, el q nos dice qué hacer y qué no, pero estamos tan sordos q no le escuchamos... preferimos escuchar a la parte negativa de nuestro ego que nos dice tú no necesitas un maestro, si por una vez no pasa nada, qué mas da, esto es "culpa" del otro, la vida que mal me trata...
    gracias por la reflexión. Feliz ahora

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA