.

.

jueves, 27 de abril de 2017

CINCO SABÍAS ENSEÑANZAS


Los engaños, la avaricia y el odio son, para el budismo, los tres elementos que envenenan nuestra vida y que crean más negatividad de la necesaria. Gran parte de nuestra falta de felicidad se debe a estos sentimientos, por lo que trabajar de forma activa para eliminarlos de nuestra vida y reemplazarlos por felicidad, compasión y amor es clave a la hora de generar un cambio radical en nuestras vidas.

Muchas veces tenemos problemas al aceptar que las cosas cambian. Cada cosa tiene un ciclo en nuestra vida y debemos aprender a dejarlas ir cuando sea el momento. De esta forma te concentrarás más en el presente y vivirás siempre sintiéndote pleno. Cuando comprendemos que el momento es ahora dejamos de soñar por un futuro que nos entregue eso que tanto deseamos.

Muchas veces tan sólo flotamos por las calles, sin prestarle atención a lo que nos rodea. Hablamos sin pensar, escuchamos sin escuchar, pasamos mucho tiempo mirando una pantalla. Si realmente queremos conseguir todo lo que deseamos tenemos que estar más presentes, debemos mirar lo que nos rodea porque sólo así veremos las oportunidades que la vida nos presenta y sólo así lograremos aprender las lecciones que necesitamos para seguir avanzando.

El cambio comienza con nosotros, en nuestro interior. Puede que te parezca que tus esfuerzos son insignificantes, pero una pequeña acción puede inspirar a otros a hacer lo mismo y pronto tendrás un gran cambio que comenzó con una pequeña idea. Todos tenemos el poder de la acción en nosotros.


Practicar la compasión es beneficioso para el espíritu y también para los demás. A través de ella logras entender que todos merecen segundas oportunidades y espacios de aprendizaje. Es la mejor forma que tenemos para recordar de que, independiente de las riquezas o la clase, todos somos iguales y todos merecemos ser escuchados, cuidados y abrazados.

8 comentarios:

  1. Son enseñanzas universales, si se cumplieran todo iría mejor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Algunas de esas "muchas veces" en mi son costumbre, tengo que mejorar. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Hola Ana.
    Muy buenos consejos, puede parecer poco lo que se hace, y un grano de arena no hace granero, pero ayuda al compañero.
    Si todos empezamos a poner en orden lo nuestro primero, ese pequeño cambio, hará la diferencia.
    Un abrazo.
    Ana

    ResponderEliminar
  4. Ana, una entrada que invita a la reflexión. Yo creo que cultivando la compasión, hay espacio para todo lo que se presente. Y nos procura un gran alivio, ya que somos capaces de llevar mas livianamente el sufrimiento, en realidad, los actos más sencillos son las cosas que cambian nuestras vidas y nuestro mundo.
    Un abrazo de luz.

    ResponderEliminar
  5. Hola Ana.. precioso el final, que así sea..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  6. Hay que ver la de cosas y momentos interesantes que nos rodean, y apenas solemos percatarnos.
    Gracias por esta entrada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA