.

.

lunes, 28 de diciembre de 2015

STORIA ZEN: L'ANZIANO E IL CAGNOLINO



4 comentarios:

  1. No habría que dar lugar, a hacer las cosas mal, para asi evitar los sentimientos de culpabilidad.
    Bonita historia, gracias por compartir.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Siempre nosotros antes y no prestamos atención a lo que nos rodea, una buena reflexión para estos días donde entre espumillón y luces puede que alguien nos este reclamando atención. Un abrazo preciosa

    ResponderEliminar
  3. Muy bonita y hace reflexionar. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  4. Por desgracia siempre se tiende a pensar primero en uno mismo y luego en las consecuencias que nuestros actos pueden generar, tal vez por ello antes deberíamos de pensar y valorar que queremos en realidad.
    Bella historia.
    Besos

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA