.

.

martes, 1 de septiembre de 2015

SÓLO HAGO BARRER



Un hombre muy sencillo y analfabeto, llamó a las puertas de un monasterio. Tenía deseos verdaderos de purificarse y hallar un sentido a la existencia. Pidió que le aceptasen como novicio, pero los monjes pensaron que el hombre tan simple e iletrado que no podría entender las más básicas escrituras ni efectuar los más elementales estudios. Como lo vieron  muy interesado por permanecer en el monasterio,  le dijeron que podía quedarse, que sería el encargado de barrer el monasterio, a cambio tendría comida y alojamiento.
Pasado unos meses, los monjes empezaron a observar un cambio en la actitud del hombre.  Se le veía muy tranquilo y relajado,  mantenía una sonrisa constante en sus labios, todo él emanaba paz. Los monjes al hablar con él, se dieron cuenta de su gran evolución espiritual y una excepcional pureza de corazón. Extrañados, le preguntaron si estaba siguiendo algún método o practica especiales, pero el hombre, muy sencillamente repuso.

-No, no he hecho nada, creedme. Me he dedicado con mucho amor,  a la tarea que me encomendasteis, barrer el monasterio diariamente, cada vez que barría la basura, pensaba que estaba también barriendo de mi corazón la envidia, rencor, resentimiento, odio... y cada día me siento más y más feliz.

7 comentarios:

  1. Arduo trabajo el que nos propone, esta bonita historía.
    Estoy totalmente de acuerdo, que el pensamiento y la actitud en la vida,
    es muy importante para aligerar la mochila, que nos ha tocado llevar,
    en nuestro transitar por la vida.
    Cierto es, que lo sabemos y no lo aplicamos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. cuantos necesitarian barrerse !!!!!!!!!!
    Cariños

    ResponderEliminar
  3. Lindo conto! Gostei muito!
    Um abraço.
    Élys.

    ResponderEliminar
  4. Luzdemar, a mi particularmente me encanta esta lectura, la leo muy a menudo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Abuela Ciber, llevas razón que hay que barrer mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Gracias Élys, a mi también me gusta mucho este cuento. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Ya lo creo, si cada uno barremos nuestra parcela nunca habrá basura en ella. Besicos

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA