.

.

lunes, 14 de septiembre de 2015

COMETAS


Cuando vemos volar una cometa, nos da alegría, nos gusta verlas y nos quedamos embelesados mirando, como surcan los cielos.
Pues si lo pensamos y analizamos, los hijos son como las cometas.
Nos pasamos la vida tratando de hacerlas volar. Corremos con ellas, hasta quedar exhaustos y sin aliento. Caen al suelo, se chocan con los tejados o con algún árbol. Las arreglamos, las consolamos, las ajustamos y les enseñamos de nuevo a volar sin miedo. Observas cómo el viento las mece.
Finalmente vuelan. Al principio, sujetas el hilo con fuerza. Ellas necesitan más y tu vas soltando poco a poco, con miedo a que se te escape, pero sabes que muy pronto la hermosa "cometa" se desprenderá de la cuerda que la ata. Se elevará por los aires, majestuosamente, cómo se esperaba que lo hiciese, la ves libre, brillando con todo su esplendor.

Entonces te das cuenta que has hecho bien el trabajo.

11 comentarios:

  1. Una buena analogía, mi suegro en lugar de cometas los llamaba pajarillos que se iban a la ramita de al lado, luego a la mas lejana, después a otro árbol y al final a otro bosque, pero todos en un momento determinado regresaban. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
  2. Gran trabajo, el hacer volar a los hijos, cual cometas en el cielo.
    Pero siempre estará el que sujeta el hilo, por si se lia de nuevo,
    para repararlo y que emprendan otra vez su vuelo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonita semejanza!
    Aquí flota la buena energía :)
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Ojalá no tuviéramos que soltarles nunca. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. En cierta manera nuestras almas son como cometas que vuelan libres por el cielo, pero que permanecen atadas por un invisible hilo .
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Has hecho una comparación perfecta. Vuelan como ellas mientras nuestras manos son firmes y necesitan seguridad, luego es ley de vida dejarlos que suban lo más alto que puedan, incluso hasta las estrellas.
    Vengo del blog de Ester. Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por pasarte por mi blog.

    Las cometas vuelan libre, al igual que nuestra alma.
    Un beso
    Isa

    ResponderEliminar
  8. nice post... The kites are very likely to be always... up.. in the sky!!!
    have a lovely time dear Ana... !!

    ResponderEliminar
  9. Te cuento algo?¡me encantó!!!!
    abrazos miles.

    ResponderEliminar
  10. Te cuento algo?¡me encantó!!!!
    abrazos miles.

    ResponderEliminar
  11. Es una buena semejanza entre el vuelo controlado, aunque aveces se descontrole de una cometa, y la vida en si de un adolescente. Al final habrá que abrir la mano y dejar que la cometa vuele libremente...
    Un abrazo Ana...

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA