.

.

lunes, 16 de abril de 2012

RETAZOS DE UNA VIDA


Caridad hace ganchillo sentada en una mecedora, su nieta María de siete años de edad, juega con una muñeca a su alrededor, como la niña se aburre "mece" a Caridad moviendo la mecedora para delante y para atrás.
-María estate quieta, que no me dejas hacer ganchillo y vas hacer que me equivoque.
-Abuelita, cuéntame algo de cuando tu eras pequeña.
-¿Pero qué quieres que te cuente?, si ya te he contado todo.
-Tú cuando tenías mi edad ibas al colegio.
-No cielo, yo no he ido al colegio nunca.
-¡Nooo!, entonces ¿dónde has aprendido a leer?
-Mi padre sabía muy bien leer y escribir y también las "cuatro reglas" que eran sumar, restar, multiplicar y dividir. Él les daba lección a mis hermanos y yo de escucharlos aprendí a leer y a escribir.
-A ti, ¿tu papá no te daba lección?
-¡Uuhh!, no. Mi padre decía que a las mujeres no les hacía falta saber leer ni escribir.
-¿Nooo?
-Es que era otra época y las familias vivían en el campo.
-¿Tu vivías en el campo abuelita?
-Ya lo creo que he vivido en el campo. De pequeña y joven con mis padres y luego cuando me casé con el abuelo nos fuimos a vivir a otra aldea.
-¿Que hacías en el campo? ¿jugabas?
-Cuando era pequeña si jugaría, pero cuando tenía tu edad ya fregaba y le ayudaba a mi madre.
-¿Fregabas?
-Si los platos y sartenes.
-¿No había lavavajillas?
-No cariño, ese invento ha llegado ahora no hace mucho a los hogares. Entonces se guisaba en la lumbre de la chimenea en una sartén y en esa misma sartén comíamos, cada persona con su cuchara.
-¿No comíais en plato?
-No, a los niños pequeños eran a los únicos que se les apartaba en plato.
-¿No te aburrías abuelita?
-¿Cuándo?
-Sin ir al colegio
-No, porque como no había esa costumbre. Yo aprendía lo que veía hacer a mi madre, si mi madre cosía yo también cosía, si hacia punto yo hacia punto. Entonces las mujeres cocían el pan, lavaban, hacían la matanza del cerdo.
-¿Matabas a un cerdito?
-¡No!, yo no lo mataba, eso lo hacían los hombres. Las mujeres lavábamos las tripas, para hacer chorizos, morcillas...
-Abuelita, ¿no te daba lastima el cerdito?
-Pues si daba lastima oírlo chillar, pero entonces es que era lo único que teníamos para comer.
-¿No comprabas en el super?
-No mi vida no, entonces se compraba cada quince días en una tienda, y se compraban muy pocas cosas, aceite, arroz, judías...-El jabón lo hacíamos nosotros y..
-Mañana se lo voy a decir a mi señorita.
-¿Qué le vas a decir a tu señorita?
-Que mi abuelita Caridad sabe hacer muchas cosas, jabón, pan, morcillas...
-Calla, calla cómo le vas a contar todo eso a tu señorita.
-Si, si es verdad que sabes hacer muchas cosas y no has ido al colegio y además sabes hacer ganchillo.
-Vosotras ahora sabéis otras cosas y aprendéis mucho desde chiquitinas.
-Si, pero hacer pan no.
-Bueno esas cosas que yo aprendía por necesidad, ahora se aprende por hobby, cuando seas mayor si te gusta verás como aprendes hacer pan.
-¡Ay! Abuelita te quiero mucho y sabes hacer muchas cosas.-¿Pero no me has contado a qué jugabas?
-Eso te lo cuento otro día.

2 comentarios:

  1. Jo, que precioso, sin palabras... me he emocionado. Gracias

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo el recuerdo de esos dialogos. Gracias por leer lo que escribo y dar tu opinión para mi es muy importante. un abrazo de luz

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA