.

.

lunes, 23 de febrero de 2015

PASEANDO


Pasear es un placer. Últimamente he retomado los paseos tranquilos, observando los cambios que se dan en mi ciudad, en edificios, calles, plazas y sobre todo en comercios. Los comercios cambian espectacularmente, donde había una tienda de telas, ahora hay de electrodomésticos, donde estaba una mantequería, ahora hay una tienda de teléfonos y así sucesivamente con un montón de ellos.
También me fijo en las personas  que están “pidiendo” y de la forma que piden. De la forma que piden estas personas necesitadas, se puede conocer sus personalidades.
Están los que tocan el violín el órgano o el saxofón que me encantan, porque están regalando música para todos, es un trueque, tu me das esto, yo te doy lo otro.
Luego están los que siempre tienen una sonrisa y un gracias para todos los que pasan a su lado, les den o no.
También están los que ruegan que se les de algo por alguna razón y si se les da, te dicen guapa,  bonita, que Dios te bendiga…
Y luego están los mal educados, exigentes rayando en agresivos a la hora de pedir.
-Dame un €. para un café, dame, dame pá un  café. Pero a todo esto echándose literalmente encima. Yo entiendo que tengan necesidad, pero no se puede exigir.

Mi madre contaba que cuando ella era joven el pedir era lo más humillante que podía hacer una persona y cuando alguien pasaba por una grave enfermedad, padres, madres, maridos pedían a Dios que curarse a la persona, que si la curaba pedirían limosna y hacían el ofrecimiento de salir a pedir por un tiempo.

Esa ofrenda la cumplían pero para ello se iban a otros pueblos o ciudades donde nos los conocían.

19 comentarios:

  1. Haces muy bien en volver a pasear, fijándote en los cambios, que tiene tu ciudad.
    De esa forma, por muchos años que se viva en ella, siempre encontraremos algo que nos sorprenda.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Los paseos nos enseñan la vida de la calle, pero tienes razón en que algunos piden y exigen, te censuran si no les das y lo que mas me molesta es cuando me dicen que piden por no robar, a esos no les doy ni los buenos días. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. A veces decimos que "pagan justos por pecadores" pero ya no se puede creer porque sabemos que existen grupos que ponen a mujeres extranjeras pidiendo en las puertas de las iglesias y luego lo que recogen se lo quedan sus "jefes".
    Esta costumbre se ha extendido tanto...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Pasear da paz al alma y nos muestra muchos aspectos de la vida en la calle.
    Hay los que piden por nacesidad y los que piden para sus vicios, lo complicado es saber cual es cual.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  5. Si es curioso como cambian las mismas calles, las mismas plaza, y como nos sorprenden. Desaparecen negocios familiares de toda la vida y así sucesivamente, y lo de pedir, cada vez habrá más gente tal como están encaminando el país todos los políticos.
    Un beso Ana.

    ResponderEliminar
  6. Yo cuando quiero meditar y desconectar de todo asi como encontrar respuestas,
    voy de paseo por la playa o en monte donde siento equilibrio y paz.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Es muy bonito pasear tranquilamente y observar todos los cambios que nos vamos encontrando.

    Siempre me ha gustado.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  8. Luzdemar, tu que sigues Viendo sólo la belleza ya sabes que tengo a Manu y con él paseo por toda la ciudad y observo cambios espectaculares en ella. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Paseando nos fijamos, no sólo en los cambios de la ciudad, sino en las personas. Las personas nos pueden dar a conocer el momento que vive la sociedad. Ester un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Llevas razón Carmen en lo de las mafias, aquí cerca de mi casa se ponía siempre un hombre a pedir y todo el mundo le dábamos porque nos cae bien y tiene cara de buena persona, pero de un tiempo para acá se ponen otras chicas y cuando le dejan que se ponga él, viene uno sobre mediodía y para mi que tiene que darle parte de la recaudación. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Ambar, si es complicado saber quién es quién, pero nosotros sólo tenemos que actuar según nuestros principios. Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Lídia, yo estos días me he quedado muy sorprendida de ver el cambio y como tu dices comercios de tradición familiar y desaparecen, ami me un poco de pena que esto ocurra, pero la vida es cambio. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Es que pasear por la playa o por un monte, eso es mágico Ilesin para reencontrarnos con nuestro interior y llenarnos de paz y equilibrio, sigue disfrutando de ese privilegio. Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Amalia, muchas veces vamos caminando y no nos fijamos en esos cambios porque llevamos un objetivo y muchas veces con prisas y en cambio cuando paseamos pausados sin prisas, es cuando vemos y apreciamos esos cambios. Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Passear...é se dúvida decobrir um pouco do mundo.Só precisamos de estar atentos.
    Um beijo
    Graça

    ResponderEliminar
  16. Graça, muchas gracias por hacerte seguidora y por dejar tu huella. Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Ana... que idílico paseo por tu ciudad, me tendré que trasladar allí, porque la mía cada vez creo que es bonita por fuera, pero por dentro es cada vez mas inhumana...
    Un abrazo...

    ResponderEliminar
  18. Las ciudades grandes tienen eso, que parecen cada vez menos humanas, la mía es una ciudad chiquita y todavía conserva su encanto. Un abrazo Llorenç

    ResponderEliminar
  19. Hola Ana, muchas gracias por tu visita y quedarte de seguidora yo por supuesto también me quedo aquí.
    Me encanta tu blog y aunque el mio es distinto que es de cocina yo cunado cocino, mi mente se relaja y me encanta parece que estoy en otra dimensión jje.
    A mi también me encanta pasear y mirar todas las cosas bellas que tenemos a nuestro alrededor y ni nos damos cuenta
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA