.

.

miércoles, 19 de marzo de 2014

QUE HABLE EL CORAZÓN


24 comentarios:

  1. Pués si, pero a veces es necesario!!!!
    Un beso Ana.

    ResponderEliminar
  2. No es malo que se manifieste el orgullo si el corazón esta orgulloso.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Llevas razón Lidia, pero luego te das cuenta que no sirve para nada, solamente para separar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Manuel, manifestar el orgullo, es alimentar el ego y cuando el ego se dispara nos quita la felicidad, un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hablando con el corazón, nos podemos equivocar, pero nunca, arrepentirnos de haberlo hecho. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. El orgullo puede gritar y puede amordazar. Solo debemos emplearlo para la superación personal. El corazón vale para todo lo demás. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
  7. Estoy totalmente de acuerdo contigo Luzdemar, Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hay veces Ester, que esa fuerza que da el orgullo se utiliza para la superación. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. El orgullo nos da fuerza para superar las adversidades,pero siempre tenemos que pensar con el corazón

    ResponderEliminar
  10. Hola Ana.
    El orgullo en su justa medida y bien controlado, porque el que todo lo siente y bien profundo, tanto el dolor como la felicidad...es el corazón.
    Acabo de publicar, y tu regalo son retrso, pero luce precioso, lo siento que no actualiza.
    Un abrazo
    ambar.

    ResponderEliminar
  11. El orgullo hiela el corazón, cuando es soberbia,frialdad y prepotencia...Hay un orgullo sano,que suele ser satisfacción del trabajo bien hecho o de lo que tenemos, que es distinto...
    Mi abrazo grande, Ana.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  12. El corazón cuando habla nadie lo calla, al orgullo si.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Pakiba, en todos hay un poco de orgullo, pero tenemos que saber cómo lo gestionarlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. El orgullo grita de masiadas veces en este mundo de locos y a qué nos conduce? A nada bueno, seguro!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. hola ana , estoy con maria jesus muñoz... el orgullo insano , es la peor enfermedad que puede padecer el ser humano y AL FINAL
    ¿ DE QUE SIRVE NADA... ?
    UN ABRAZO CONCHITA.

    ResponderEliminar
  16. Ámbar, a la mente no se le puede hacer crecer el ego, alimentando por el orgullo, entonces se volvería incontrolable. Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Escuchando palabras, todos somos tan diferentes y a la vez tan iguales en todo, que el orgullo sobra. Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Karin, gracias por pasarte por aquí y dejar tu comentario. Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Mª Jesús, el orgullo es frio y prepotente, en cambio la satisfacción de un trabajo personal bien hecho, es, sólo eso, FELICIDAD. Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Priego, cuánta razón tienes, cuando habla el corazón es pura poesía, la pureza de la verdad. Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. moderato_Dos_josef, sí grita, sí, demasiado, por eso con paciencia hay que ir desprendiéndonos de él, a ver si sé silencia. Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Conchita, sólo hay que tener el orgullo justo, más bien escaso, para que no se convierta en enfermedad. Un abrazo y gracias por tu visita

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA