.

.

lunes, 3 de marzo de 2014

DIFERENCIAS




Desilusión y desencanto designan la impresión triste que se siente al descubrir algo que niega una ilusión. Sentimiento que produce la realidad cuando no cumple con las expectativas
La desilusión se sufre sobre algo que no existía, sobre una fantasía. Por esa razón las ilusiones no se agotan nunca, después de una desilusión del tipo que sea y sin que haya que hacer nada, crecerán ilusiones nuevas o pueden ser las mismas recuperadas
Una desilusión destruye algo posible pero poco probable. El que tiene una ilusión sabe perfectamente, que es posible que esa ilusión no se haga realidad. La desilusión no pilla por sorpresa.

Una decepción es una certeza que se desmonta. Es una verdad que se rompe, que se destroza. No es que fuera algo posible y probable, sencillamente era y de repente ya no es. Había una certeza y no cabía ni la más remota posibilidad de que dejara de ser…y de repente no es. La decepción suele pillar tan por sorpresa que hace el vacio y deja sin aire. 

Las desilusiones pasado el primer momento de quedarse desinflado y como sin ganas de nada dejan un poso dulce. Cuando las recuerdas pasado el tiempo, puedes eludir el momento concreto de la desilusión, el momento en que se te pinchó el globo de esa ilusión concreto, ir más atrás y sonreír al recordar ese momento en que ibas feliz  con tu globo de ilusión. Puedes recordarlo con humor negro y pensando “que ingenuo fui al ilusionarme con aquello pero bueno estuvo bien”.

Las decepciones no son así. Las decepciones no te pinchan un globo, te quitan el suelo bajo tus pies. Las decepciones siempre dejan un poso amargo y duelen siempre. Permanecen activas eternamente y hay que tener mucho cuidado con su manejo, hay que intentar arrinconarlas y no tocarlas ni con lo más sutil, porque el simple roce de su recuerdo puede hacerte caer hecho añicos. La decepción no permite el recuerdo dulce. Esa decepción que se siente cuando esa persona sólo te habla cuando necesita algo, ese recuerdo siempre es triste y amargo. El cariño que se pierde por decepción, es ese que nunca vuelve.


19 comentarios:

  1. Muy bien explicado, realmente es asi. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Las decepciones, es que se quedan marcadas, como los grabados en piedra y por mucho que se pula, siempre queda la marca. Luzdemar, que pases una buena semana, felicidades en el día de hoy y un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Con lo parecidas que son las palabras y lo diferentes que pueden ser las consecuencias. Las decepciones dejan señales. Un abrazo y feliz lunes.

    ResponderEliminar
  4. En la vida hay fracasos y decepciones que no se olvidan.Pero también quedan los buenos recuerdos.
    Un cariñoso saludo

    ResponderEliminar
  5. Sí Ester, son parecidas las palabras, bueno de hecho yo pensaba que significaban lo mismo, hasta que descubrí que no, y es cierto que no son igual. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Inés, con lo que tenemos que quedarnos, de esos fracasos y decepciones, es con algo positivo, siempre aprendemos algo de alguna situación, aunque nos queden señales. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Ana, yo sé muy bien la diferencia de las dos palabras, hace poco pase por una gran decepción y sus huellas todavía hacen quebranto en mi. Besos

    ResponderEliminar
  8. La decepción no permite el recuerdo dulce, eso es la pura verdad, ya no cabría de ninguna manera tener esa ilusión que día tocamos esmeradas con amor... besitos Ana :*

    ResponderEliminar
  9. lo bueno es q de todo se aprende, feliz comienzo de semana

    ResponderEliminar
  10. !Hola,Ana!

    Esperamos recibir en la medida que damos,en ocasiones.He aprendido que hay cosas que molestan,decepcionan o duelen,y que son inevitables,tienen que ocurrir.

    Aunque estoy en proceso de aprendizaje para que eso no reste a mi vida,sino que sume.Espero lograrlo.
    Muchísimos besitos,Ana.

    ResponderEliminar
  11. Caridad, espero que esa decepción no te deje señales muy profundas y pronto le de paso a la esperanza, ilusión, vida…. Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Patty, no sólo no permite el recuerdo dulce, si no que el recuerdo es amargo, pero el tiempo lo apacigua todo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Pues eso digo yo Escuchando palabras, que de todo se aprende algo. Un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
  14. Cristal Azul, gracias por dejar tu huella. El mejor aprendizaje es que nunca sufras una decepción, así lo deseo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Hola Ana. Acabo de ver que te has hecho seguidora de mi blog y siempre me gusta ir a visitar a los nuevos seguidores pero con nadie me había llevado una sorpresa tan grata como contigo. Me encanta lo que he visto y no lo he visto todo pero las osas que cuentas en tu blog son tan cercanas a mí, a mi pensar y mi forma de ser.... Tienes una fiel seguidora, eso seguro. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Hola Ana, defines con claridad ambas situaciones, sin duda. Y las vivimos realmente. Pero...

    Personalmente las considero, y te aseguro que llegan hasta a mí en ocasiones, como lecciones propias que debo encarar con un cierto sentido más profundo, más real.

    Y ahí, no son ellas quienes mandan...

    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias Loly, por tus lindas palabras y por venir y quedarte, espero seguir disfrutando de tus visitas. A mí también me ha encantado todo lo que muestras en tu blog, pues me gustan mucho hacer manualidades. Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Ernesto, todo llega a nosotros en el momento justo que necesitamos sea lo que sea, y de nosotros depende administrarlo de la mejor manera, para que nos ayude a crecer y mejorar como personas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Hola Ana.
    Que bien explicas las diferencias, anda con las decepciones, que te dejan partido a pedazos, por supuesto que duelen y unas más que otras.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA