.

.

lunes, 3 de septiembre de 2012

EL GOZO DE DAR

Ser generoso es una de las claves ensenciales para ser feliz, vivir con bienestar y gozar de plenitud.
Abrirte a los demás y dar, solidarizarte y compartir, acompañar a quienes lo necesiten y cooperar en lo que precisen, te convierten en una persona valorada y digna de amor.
Muchas personas valorarán tu ayuda, tu sonrisa, tu acompañamiento, y eso te llenará de satisfacción. Los demás contarán contigo y te darás cuenta del gran potencial que alberga tu ser.
Un ser generoso se convierte en un pilar, los demás pueden contar con él y es considerado un verdadero amigo ya que su generosidad es desinteresada, transparente y sincera.
Desde un espacio de silencio interior, aprendemos a generar buenos sentimientos, que serán la base para una auténtica generosidad.
Ser generoso mantiene despierto nuestro potencial interno para crear vínculos de amor y amistad. La generosidad nos protege del mal, del dolor y del rencor, ya que los sentimientos positivos que compartimos nos favorecen y fortalece nuestra propia confianza y la de los demás hacia nosotros.
Desde la seguridad y la estabilidad interior brota una generosidad abundante.

1 comentario:

  1. Hola Ana.Hay veces que por mucho que des,no te valora nadie,pero eso
    no es ningún problema para el que lo hace de corazón,porque como bien
    dices es un gozo y un placer,así que este sentimiento se queda para
    uno mismo.Porque,si esperamos que por lo que damos nos valoren,estamos
    listos.Un abrazo.

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA