.

.

jueves, 22 de enero de 2015

RECOPILACIÓN


MIEDO

El miedo es aprendido. Desde pequeños aprendemos a tener miedo y a la vez que nos vamos haciendo mayores, dejamos unos miedos y vamos tomando otros, así sucesivamente a lo largo de nuestra vida.
Tenemos miedo a más cosas de las que realmente nos damos cuenta. Unos miedos son muy insignificantes y otros más profundos.
Todos los miedos están en nuestra mente. La mente es la causante de todos nuestros miedos, por eso cuando notamos que no para de darnos la lata con algún miedo, tenemos que pararla, podemos hacernos fuerte no haciéndole caso, o mejor todavía debatiéndola con frases positivas, si intuyes un miedo a que te roben dices: ¿a mi? ¿porqué, me van a robar a mi? a mi no me van a robar, pero así con confianza hay que decir las frases. El miedo poco a poco desaparece de la mente.
Tenemos miedos a causas externas a nosotros, como que alguien nos haga daño físico, o nos abandonen..., y miedos internos, como dejarnos llevar por las emociones.
Cuando nos hemos liberado del miedo ya podemos decir que estamos iluminados. Con la iluminación el miedo no existe.

15 comentarios:

  1. Siempre queda algún miedo, por uno mismo quizá ya no, pero por los demás siempre. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Siempre habrá miedo en nosotros, por distintos motivos.
    Pero lo que si hay que temer, que se instale en nosotros, de una forma exagerada y que paralice nuestra vida.
    Es, en ese instante, cuando tenemos que darnos cuenta de que ese miedo, es provocado por nuestra mente, basado en ideas irracionales.
    Nunca, debemos tener miedo al miedo, por la cuenta que nos trae.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Qué malo es el miedo, es como un fantasma !!

    ResponderEliminar
  4. Muy cierto Anita, se instala el miedo y puede llegar a paralizarte, se debe aprender a manejarlo una vez conocida la causa que tanto te provoca miedo...
    Se debe confiar que en la vida existirá el miedo pero existira la Luz de lo alto que siempre en tu interior obrará para ayudar.
    Muy buena e interesante entrada
    Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  5. El miedo no debería de enseñarse y es que cuando se siente uno se paraliza y pierde la noción de todo en la vida.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Llevas razón Ester, sentimos más miedo por los seres queridos, que por nosotros mismos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Luzdemar, cuando somos conscientes y sabemos de donde viene el miedo, es entonces cuando le hacemos cara y nos hacemos fuertes, desvaneciéndose el miedo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Trimbolera, si controlamos el miedo, ni los fantasmas nos asustan. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Claro que puede paralizarnos el miedo Cristina. Por eso hay que ser fuertes y parar la mente que es la que lo produce. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Sin ser conscientes, con nuestra actitud o palabras enseñamos a tener miedo. El miedo paraliza, pero antes de llegar a ese extremo hay que frenarlo, no podemos dejar que nos detenga. Un abrazo Ilesin

    ResponderEliminar
  12. Hola Ana... Ya desde pequeños nos educan en el miedo... !No hagas esto que vendrá el hombre del saco!.. !si no haces caso, vendrá la bruja y se te llevara!...
    Y así cuando vamos creciendo el miedo a lo que puede pasar si nos salimos de las normas hace mella en nosotros.. Solo una sociedad educada en la coerencia y no en el miedo es libre y avanza...
    Muy buenas reflexiones las que haces.... Abrazos,

    ResponderEliminar
  13. Yo siempre he procurado no educar a mis hijos en el miedo y de hecho no son miedosos, claro que luego cogemos otros miedos por nuestra cuenta. Un abrazo Llorenç.

    ResponderEliminar
  14. Ricardo muchas gracias por tu visita. Un abrazo

    ResponderEliminar

Queridos seguidores, les doy las gracias por compartir su tiempo con este blog. Hay personas que brillan con luz propia y vosotros la tenéis. Alumbráis mi existir y el del blog, con vuestros comentarios y visitas. Sois unos encantadores magos que hacéis que mi alma se ilumine de luz y color.
A veces es necesario tomar un nuevo rumbo para seguir creciendo.

MÚSICA