.

.

jueves, 31 de octubre de 2013

EL GUERRERO INTERIOR



Todos llevamos  un guerrero dentro y todos tenemos alguna batalla que librar. Vivir es un enfrentamiento constante entre lo que somos y lo que aspiramos ser. Cuando entendemos esto, se abre ante nosotros un camino espinoso y plagado de trampas, pero también lleno de recompensas. Se trata de una senda reservada a quienes han dejado de pelearse con el mundo y han trasladado el frente a su interior, que es donde se ganan las grandes batallas.
En cada persona habita un guerrero dispuesto a lograr importantes transformaciones y metas. Es la voz que nos guía desde lo más profundo de nuestro ser y nos recuerda que todo está por hacer.
Cada guerrero tiene sus secretos para no desalentarse antes de llegar a la meta.
Definir los objetivos. Es inútil ponerse en camino si antes no clarificamos adónde queremos llegar. Tal vez la principal misión de nuestra vida sea justamente descubrir cuál es esa misión y entregarnos a ella sin demora.
Conocer nuestros puntos fuertes y débiles. Cada persona tenemos una virtudes diferentes y debemos diseñar nuestro camino a partir de ellas.
Actuar de dentro hacia fuera. El guerrero debe marcarse metas interiores, pero al mismo tiempo salir al mundo para experimentar y aprender de él.
Unir acción y pensamiento. Para no disipar las fuerzas, los pensamientos deben orientarse a la acción inmediata y no divagar sobre lo que podría haberse hecho o lo que queda por hacer.
Comprometerse en cada pequeña batalla. Para lograr una gran meta hay que entregarse previamente a muchas pequeñas metas.
No temer la derrota. Todo camino de superación está sembrado de fracasos más o menos sonados.
Estar dispuesto a morir. En cada vida hay momentos en que debemos tener el valor de matar una etapa para dar nacimiento a una nueva, con otras prioridades y objetivos.

miércoles, 30 de octubre de 2013

DESPIERTA



Despierta de tu apatía,  levántate, camina por  cualquier sendero, son infinitos, elige uno y pon toda tú energía y vitalidad en andar por ese camino a diario, porque siempre hay una luz, una esperanza para volver a vivir.
Tengas la edad que tengas, si notas que la pereza y la desgana llegan a tu vida, deshazte de ellas de inmediato,  no dejes desde el principio que se instalen en ti.
Tú eres esa persona fuerte y llena de vitalidad, que puedes vivir cada instante como si fuera el último, con grandes desafíos que te darán vida y sobre todo felicidad.
Si eres joven, puedes llegar a la meta que te pongas, no importa si tienes que deshacer en algún momento el camino andado, tienes todo una vida para llegar a tu destino.
Si eres mayor, no importa, con cualquier edad se puede emprender ese viaje que siempre has deseado comenzar, si la meta está lejos más lejos estará tu final, porque cuanto más lejos este la meta, más larga  será tu vida. Pon todo tu empeño en rebasar esa meta.
La vida es vivir cada día como único.

martes, 29 de octubre de 2013

HELEN KELLER



Helen Keller nació en Tuscumbia, una pequeña ciudad rural de Alabama, Estados Unidos. Su sordoceguera fue causada por una fiebre en febrero de 1882 cuando tenía tan solo 19 meses de edad. Los doctores en su tiempo la llamaron "fiebre del cerebro", mientras que los médicos de hoy piensan que pudo haber sido escarlatina o meningitis. Su incapacidad para comunicarse en tan temprana etapa de desarrollo fue muy traumática para ella y su familia, debido a esto, estuvo prácticamente incontrolable por un tiempo.
Pero su familia y ella misma no se resignaron con ese destino, y lo fueron superando a fuerza de voluntad y constancia, y gracias también a tutores y amigos que la ayudaron,
entre ellos, Anne Sullivan.
A pesar de sus discapacidades, muchos años después daría discursos acerca de su vida, e incluso escribiría libros sobre sus experiencias personales. Todo esto fue posible gracias a la gran ayuda e influencia de su institutriz Anne Sullivan, quien le enseñó a leer y comunicarse con los demás, junto con llevar una vida disciplinada.
Para que aprendiera a escribir, Sullivan le consiguió a su discípula un tablero especialmente diseñado, acanalado de modo que un lápiz podía formar letras.
Para enseñarle a hablar, Sullivan ponía la mano de Helen en su garganta para que pudiera sentir las vibraciones creadas al comunicarse.
Anne Sullivan fue su profesora personal, y amiga de toda la vida. Anne le ayudó primero a controlar su mal genio, y después le enseñó a leer, en primer lugar con el alfabeto manual táctil y más adelante, con el sistema Braille, a escribir de forma normal y a través de las máquinas de escribir en Braille.
Helen fue a la escuela de Cambridge para señoritas desde 1896 y en el otoño de 1900 entró en la Universidad de Radcliffe, siendo la primera persona sordociega que podía alcanzar el reto de presentarse y transitar en una Universidad.
La vida en Radcliffe era muy difícil para Helen y Anne, y la cantidad enorme de trabajo condujo al deterioro de la visión de Anne
Durante su tiempo en la universidad Helen comenzó a escribir sobre su vida. Escribía la historia en Braille y en una máquina de escribir normal. Fue en este tiempo que Helen y Anne resolvieron con Juan Albert Macy que él debía ayudar a corregir el primer libro de Helen ("La historia de mi vida"), que fue publicado en 1903 y aunque al principio no fuese exitoso en ventas, se convirtió más adelante en una obra clásica.
El 28 de junio de 1904 Helen se graduó "Con Honores" de la Universidad de Radcliffe, siendo la primera persona sordociega en obtener un título universitario. Ese mismo año en la exposición de San Luis hablaba por primera vez en público.
Helen y Anne iniciaron en los años siguientes una gira de charlas y conferencias sobre sus experiencias. Helen contaba su vida y su discurso era interpretado frase a frase por Anne Sullivan, lo que siempre generaba sesiones de preguntas y respuestas acerca de sus historias.
A causa de sus viajes, Helen y Anne buscaron una nueva forma de vivir a través de sus conferencias y la venta de sus obras literarias.
En 1918 la demanda de sus obras había disminuido, pero ellas seguían viajando con más interés, mostrando las historias increíbles de Helen, como la primera vez que entendió el significado de la palabra "agua". Ese año Helen, Anne y John (Esposo de Anne), se trasladaron a Forest Hills en Nueva York. Helen usaba su nueva casa como la sede para obtención de fondos de la Fundación Americana para Ciegos.
No solo recaudaba dinero, también hacía campañas para mejorar la calidad de vida y las condiciones de las personas ciegas, quienes eran rechazados y erróneamente educados en asilos. Su insistencia fue uno de los factores importantes para que las condiciones de éstos cambiaran.
En octubre de 1961 Helen sufrió el primero de una serie de accidentes cerebro vascular, y su vida pública fue disminuyendo. En los últimos años de su vida se dedicaría entonces a cuidar su casa en Arcan Ridge.
En 1964, Helen fue galardonada con la Medalla Presidencial de la Libertad, el más alto premio para personas civiles otorgada por el presidente Lyndon Johnson. Un año más tarde fue elegida como La mujer del “Salón de la Fama” en la Feria Mundial de Nueva York.
Poco antes de su muerte en 1968, a la edad de 87 años, Helen Keller le dijo a un amigo: "En estos oscuros y silenciosos años, Dios ha estado utilizando mi vida para un propósito que no conozco, pero un día lo entenderé y entonces estaré satisfecha."
El 1 de junio de 1968, en Arcan Ridge, Helen Keller muere mientras dormía. Su cuerpo fue cremado en Bridgeport, Connecticut, y su funeral se realizó en la Catedral Nacional de Washington DC. La urna más tarde sería llevada a un lugar cerca de donde descansaban los restos de Anne Sullivan.

lunes, 28 de octubre de 2013

COMER MENOS, VIVIR MÁS



Restringir la ingesta calórica protege las neuronas de la vejez. Además, la capacidad de sobrevivir a periodos de escasez aumenta si se está entrenado a comer poco. Loa animales que sobreviven a periodos de escasez viven más, y las personas también.
Pero un detalle importante, quienes pasan periodos de hambre no deseados, por guerras o penuria, y lo toman como algo perjudicial y con gran enfado, tienen menos defensas, mientras que quienes ayunan voluntariamente, o controlan sus dietas, mantienen el buen humor y lo viven como algo fisiológico, tienen las defensas más fuertes.
Según un dicho ayurvédico, en la vida se tienen unas cuantas respiraciones, unas cuantas pulsaciones y unas cuantas raciones de comida, y cuando se acaban te vas.
Cada uno decide como gastarlas, si rápido o despacio, depende de los gustos.
Existen muchos estudios con animales, y también la experiencia de las personas longevas . Ya en mil novecientos  ocho el doctor Max Rubner señalo que todos los organismos disponían de una cuota de energía a lo largo de la vida. En mil novecientos treinta, Clive M. McCay, de la Universidad de Cornell, comparó un grupo de ratas al que daba comidas muy justas con otro al que alimentaba con comida abundante, el primer grupo duplicó el tiempo de vida con respecto al segundo.
Las poblaciones más longevas del Cáucaso, el Karakórum y los Andes consumen casi un tercio menos de calorías que un ciudadano occidental. Tienen en común una dieta semivegetariana, baja en calorías y en grasas. Otro factor que contribuye en gran medida a la salud y forma física es, sin lugar a dudas, la práctica habitual de ejercicio.

jueves, 24 de octubre de 2013

EL TESORO



Un día, el rabino Aizik de Cracovia, que vivía en extrema pobreza, soñó que debía hacer un viaje a Praga porque debajo del puente que conducía al palacio encontraría un tesoro. Como el sueño se repitió varias veces, Aizik partió hacia Praga.
Cuando llegó a la ciudad se dirigió al puente, pero al encontrarlo no se atrevió a excavar en el lugar previsto porque había muchos centinelas vigilándolo día y noche. Indeciso, se quedó rondando durante varias jornadas, hasta que un día el capitán de los guardias se le acercó para indagar qué quería. El rabino le conto su sueño y el capitán se echó a reír, pues le parecía una tontería hacer caso de un sueño.
Para demostrarlo, le refirió a su vez el que él había tenido; en la casa de un rabino de Cracovia llamado Aizik se oculta un tesoro debajo de la estufa. Aizik le dio la razón y se despidió de él rápidamente. En cuanto llegó a su casa, se puso a excavar debajo de la estufa y justo allí encontró el tesoro.
La sabiduría popular transmite a menudo, en forma de sencillos cuentos, verdades que son difíciles de explicar incluso utilizando un lenguaje filosófico elaborado. El tema de un preciado tesoro que alguien va a buscar muy lejos, y que tras penurias y frustraciones, lo encuentra por fin en su propia casa, es frecuente en varias fuentes literarias. Lo que nos quiere decir es que a veces buscamos fuera, lo que tenemos dentro, pero en todos los aspectos de la vida.

MÚSICA