COMETAS

lunes, 30 de septiembre de 2013

LA MALETA


 He encontrado este dialogo entre Dios y un hombre, como me ha parecido bastante interesante lo dejo aquí, para que podáis leerlo y sacar vuestras propias conclusiones.

Un hombre, al darse cuenta que se acercaba Dios y que llevaba una maleta consigo se asombró y con miedo lo miró intrigado.
 
Y Dios le dijo:
- Bien, hijo: es hora de irnos.

 
El hombre asombrado preguntó:
- ¿Ya? ¿Tan pronto? Tenía muchos planes...
- Lo siento, pero es el momento de tu partida.
 
  - ¿Que traes en la maleta? preguntó el hombre.
Y Dios le respondió:

- ¡Tus pertenencias!...

  - ¿Mis pertenencias? ¿Traes mis cosas, mi ropa, mi dinero?
Dios le respondió:

- Eso nunca te perteneció, eran de la tierra.
 
  - ¿Traes mis recuerdos?
- Esos nunca te pertenecieron, eran del tiempo.

 
- ¿Traes mis talentos?
- Esos no te pertenecieron, eran de las circunstancias.

 
- ¿Traes a mis amigos, a mis familiares?
- Lo siento, ellos nunca te pertenecieron, eran del camino.

 
- ¿Traes a mi mujer y a mis hijos?
- Ellos nunca te pertenecieron, eran de tu corazón.

 
- ¿Traes mi cuerpo?
- Nunca te perteneció, ese era del polvo.
 
  - ¡Estoy seguro que traes mi alma!
-¡No! Esa es mía, le respondió Dios.

 
Entonces el hombre lleno de miedo, le arrebató a Dios la maleta y al abrirla se dio cuenta que estaba vacía... 
  Con una lágrima de desamparo brotando de sus ojos, el hombre dijo:
- ¿Nunca tuve nada?
 
  - Así es, cada uno de los momentos que viviste fueron solo tuyos. 

¡La vida es sólo un momento¡... ¡Un momento solo tuyo!
Por eso, mientras estés a tiempo disfrútalo en su totalidad.
Que nada de lo que crees que te pertenece te detenga...

¡Vive el ahora! ¡Vive tu vida!...
Y no te olvides de SER FELIZ, ¡es lo único que realmente vale la pena!
Las cosas materiales y todo lo demás por lo que luchaste, se quedan aquí­.
¡TU NO TE LLEVAS NADA!
Y valora a quienes te valoran, no pierdas el tiempo con alguien que no

tiene tiempo para ti. 
 

jueves, 26 de septiembre de 2013

LA MAGIA ESTÁ EN CADA INSTANTE



Cada día nos aguarda la magia maravillosa de cada instante, para acceder a ella sólo hay que estar abiertos y que nuestros sentidos y nuestra mente vibren al mismo compás.
La vida es tan sofisticada en lo grande como en lo pequeño. Tanto si observamos la grandiosidad del universo mirando una fotografía de una galaxia tomada por un telescopio espacial, como si prestamos atención a la delicada estructura de un copo de nieve.
Para gozar de esta visión, tenemos que estar en el presente en el aquí y ahora. De otra forma jamás capturaremos la magia cotidiana, si estamos lamentándonos de lo que nos sucedió aquel día o de aquello otro que tendría que haber sido de otra manera.
Tampoco lograremos encontrar la magia cotidiana si nos vamos hacia el futuro deseando que nos ocurra esto o aquello para lograr la felicidad.
El milagro del instante exige dejar de lado esas proyecciones, tanto al pasado como al futuro y ocuparnos de lo que está ocurriendo en donde estamos y en el momento que estamos.
 “Disfruta de las pequeñas cosas, porque tal vez un día vuelvas la vista atrás y te des cuenta de que eran las cosas grandes”
                                          Robert Brault

miércoles, 25 de septiembre de 2013

¿DÓNDE ESTÁ LA FELICIDAD?



Todos aspiramos a la felicidad, aunque no sepamos definirla, porque ¿Qué es la felicidad? ¿Es un lugar? ¿Un estado de ánimo? o  ¿Una actitud?
Muchos especialistas coinciden en afirmar que la felicidad no es un estado permanente, sino que se compone de momentos.
Yo personalmente creo  que la felicidad nos llega en pequeñas dosis, en momentos sutiles, y si sabemos verlos y degustarlos, irán sumando gotas del néctar de la felicidad que a su vez irán regando nuestra alma, la cual se mantendrá nutrida y no necesitará buscar grandes acontecimientos que le den la dicha.
La felicidad está dentro de cada uno de nosotros, pero tenemos que obtener las condiciones adecuadas para que se dé. La verdadera satisfacción es la que se captura aquí y ahora, logrando disfrutar de lo que tenemos, momento a momento.
Si sabemos dónde mirar, la vida está llena de esperanza y de gozo. Con una actitud adecuada podemos afrontar las adversidades, disfrutar a fondo del mundo y ofrecer lo mejor de nosotros.

martes, 24 de septiembre de 2013

LA ALEGRÍA DE SONREÍR




La ciencia ha confirmado, lo que la sabiduría común ha sostenido durante mucho tiempo. "Sonreír es bueno". Y además de hacernos bien, la sonrisa es un remedio divino para el destinatario.
Cuando estamos con el ceño fruncido, el problema puede ser nuestro, pero no de la persona que está a  nuestro lado y debe ser muy desagradable para aquellos que tienen que vivir con alguien así, que este siempre de mal humor y no sonría.
Vamos a erradicar toda tendencia a cultivar la acritud y la acidez en nuestros corazones. El mundo tiene sed de la verdadera alegría, esa alegría se cultiva poco a poco, día a día en nuestros corazones y en todo nuestro ser y así muchos de los que viven con nosotros podrán disfrutar de los frutos de la verdadera alegría.
Sabemos que hay muchas personas que sólo saben hacer el mal, y causar dolor. Debemos estar preparados para contrarrestar esa fuerza, haciendo el bien y promoviendo la alegría. Así que empecemos hoy, en casa, con nuestra familia y dejar que la alegría se extienda por todo el planeta. ¡Ale, a sonreír!
 El rostro de las personas nos dice mucho y cuando miramos a alguien y vemos una cara sonriente, es muy agradable y si esa sonrisa va dedicada a nosotros nos puede alegrar el día.